Ramón Lobo

Artículos

  • Las 10 victorias del Presidente Maduro en 2016 por Ignacio Ramonet

    Todo se presentaba muy complicado, a inicios de 2016, para las autoridades de Caracas. Principalmente por tres razones : 1) la oposición neoliberal había ganado las elecciones legislativas de diciembre 2015 y controlaba la Asamblea Nacional ; 2) los precios del petroleo, principal recurso de Venezuela, habían caído a su nivel más bajo en los últimos decenios ; 3) el presidente estadounidense Barack Obama había firmado una orden ejecutiva en la que declaraba que Venezuela representaba una “inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos” .

    O sea, en tres campos decisivos –el político, el económico y el geopolítico-, la revolución bolivariana parecía estar a la defensiva. Mientras que la contrarevolución, tanto interna como externa, pensaba tener, por fin, el poder en Venezuela al alcance de la mano.

    Y todo esto en un contexto de guerra mediática de larga duración contra Caracas que comenzó con la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999 y se intensificó a partir de abril de 2013. Alcanzando unos niveles inauditos de violencia después de la elección del presidente Nicolás Maduro.

    Esta atmósfera de agresivo y permanente acoso mediático produce una insidiosa desinformación sobre Venezuela que confunde hasta a muchos amigos de la revolución bolivariana. En particular porque, en esta era de la ‘post-verdad’, la práctica de la mentira, del fraude intelectual y del engaño descarado no es sancionado por ninguna consecuencia negativa, ni en términos de credibilidad, ni de imagen. Todo vale, todo sirve en esta ‘era del relativismo post-factual’, y ni siquiera los hechos o los datos más objetivos son tomados en consideración. Tampoco se acepta el argumento –tan obvio en el caso de Venezuela- del complot, de la conjura, de la conspiración. De antemano, el nuevo discurso mediático dominante denuncia y ridiculiza el « pretendido complotismo » como un inaceptable argumento de una « vieja narrativa » que no es de recibo…

    Todo pues, a principios de 2016, aparecía muy cuesta arriba para el presidente de Venezuela. Hasta el punto de que el achacoso opositor neoliberal Henry Ramos Allup, pasablemente embriagado por su mayoría parlamentaria, se permitió asegurar, en enero de 2016, en su primer discurso como presidente de la Asamblea Nacional, que « en un lapso no mayor a seis meses » sacaría del poder a Nicolás Maduro. Inspirándose sin duda en el golpe de estado institucional contra la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, y apostando por una victoria en un eventual referendo revocatorio.

    Así estaban las cosas cuando el presidente Maduro, en una magistral secuencia de jugadas de ajedrez que nadie vio venir –perfectamente legales según la Constitución-, sorprendió a todo el mundo. Renovó, como era su derecho, a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), órgano superior del poder judicial, cuya Sala Constitucional tiene la última palabra en materia de interpretación de la Constitución.
    Saturada de soberbia, la oposición cometió entonces dos errores mayúsculos :

    1) Decidió ignorar las advertencias del TSJ y sesionar con tres diputados del estado Amazonas cuya elección, en diciembre de 2015, estaba bajo suspensión cautelar por irregularidades. Ante esa afrenta, el TSJ dictaminó obviamente que la incorporación de los tres diputados « no electos regularmente » retiraba toda validez a las decisiones de la Asamblea Nacional. De hecho, el TSJ declaró en desacato (desobediencia) a la Asamblea y determinó que « se considerarán nulas todas sus decisiones ». De tal modo que, por sus propios errores, la Asamblea no solo no consiguó legislar, ni controlar al gobierno, sino que, como lo reconocen prestigiosos especialistas en derecho constitucional, se anuló a si misma, dilapidó su poder y se autodisolvió . Esta fue la primera gran victoria de Nicolás Maduro en 2016.

    2) En su obsesivo afán de derrocar al presidente, la oposición antichavista también decidió ignorar los requisitos legales (art. 72 de la Constitución), en términos de etapas imprescindibles y de pasos exigidos por los reglamentos jurídicos, para lanzar un referendo revocatorio en 2016 . Ahí los opositores fracasaron igualmente de manera estrepitosa. Y ello constituyó otra gran victoria de Nicolás Maduro.

    Aún así, llegó un momento, hacia marzo-abril de 2016, en que todo se complicó enormemente. Porque, a las embestidas habituales de las fuerzas hostiles a la revolución bolivariana, vinieron a sumarse una impresionante sequía, la segunda más grande desde 1950, y calores extremos causados por el fenómeno El Niño. En Venezuela, el 70% de la energía se genera por hidroelectricidad y la principal central hidroeléctrica depende del embalse Guri. Al reducirse las lluvias, los niveles de este embalse disminuyeron casi al nivel mínimo.

    La contrarevolución trató de aprovechar esta circunstancia para multiplicar los sabotajes eléctricos, buscando a crear caos energético, enojo social y protestas. El peligro era mayúsculo porque al problema eléctrico se sumaba, por efectos de la persistente sequía, la falta de agua potable…

    Pero el Presidente Maduro actuó de nuevo con celeridad y adoptó medidas drásticas : decidió la sustitución de millones de bombillos incandescentes por ahorradores ; ordenó el reemplazo de los viejos acondicionadores de aire por otros de nueva tecnología ahorradora ; estableció el medio día laboral en la administración pública ; y decretó un plan especial de ahorro nacional del consumo eléctrico y de agua.

    Gracias a estas audaces medidas, el Presidente consiguió evitar el colapso energético . Y obtuvo así una de sus más populares victorias del año 2016.

    Otro de los problemas importantes (quizás el más grave) que tuvo que enfrentar el Gobierno –consecuencia en parte de la guerra económica contra la revolución bolivariana- es del abastecimiento alimentario. Hay que recordar que antes de 1999, el 65% de los venezolanos vivían en situación de pobreza y que sólo el 35% podía disfrutar de una alta calidad de vida. O sea, de cada diez venezolanos sólo tres consumían regularmente carne, pollo, café, maíz, leche, azucar… Mientras que, en los últimos diecisiete años, el consumo alimentario (gracias a la inversión social masiva de la revolución) se disparó en un 80%.

    En sí, este cambio estructural, explica por qué, de pronto, la producción nacional de alimentos, mucho más importante de lo que se cree , resultó insuficiente.

    Como la demanda aumentó masivamente, también se disparó la especulación. Y ante una oferta estructuralmente limitada, los precios se elevaron vertiginosamente. Y se expandió el fenómeno del mercado negro o « bachaqueo ». Muchas personas compraban los productos subvencionados por el Gobierno a precios inferiores al del mercado para venderlos a precios superiores al mercado. O los « exportaban » masivamente a los países vecinos (Colombia, Brasil) donde los revendían por el doble o el triple de su precio subvencionado. De tal modo que Venezuela se ‘desangraba’ de sus dólares – cada vez más escasos por el derrumbe de los precios del petroleo- para alimentar a unos ‘vampiros’ que le arrebataban los productos de primera necesidad a los más humildes, a la vez que se enriquecían de manera excepcional. Semejante inmoralidad no podía continuar.

    Una vez más, el Presidente Maduro decidió actuar con mano firme. Primero -muy importante- cambió la filosofía de la ayuda social. Y corrijió un error mayúsculo que se llevaba cometiendo en Venezuela desde hacía lustros. Decidió que el Estado, en vez de subvencionar los productos, debía subvencionar a las personas. Para que sólo los pobres, los que realmente lo necesitan, tuvieran acceso a los productos subvencionados por el Gobierno. Para todos los demás, el producto se vende a su precio justo establecido por el mercado. Lo cual evita la especulación y el bachaqueo.

    Y segunda medida decisiva, el Presidente anunció que, a partir de ahora, el Gobierno pondría todo su empeño en cambiar el carácter económico del país para pasar de un ‘modelo rentista’ a un ‘modelo productivo’. A este respecto, el Presidente definió « quince motores » para reanimar la actividad económica tanto del sector privado, como del sector público y de la economía comunal.

    Esas dos decisiones esenciales convergen en una original creación imaginada por el Presidente Maduro : los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) que constituyen una nueva forma de organización popular. Hogar por hogar, los representantes de las comunidades organizadas entregan, a precio regulado, bolsas repletas de alimentos. Muchos de estos alimentos son de nueva producción nacional. Los CLAP deberían abastecer, en los próximos meses de 2017, a unas cuatro millones de familias humildes. Garantizando la alimentación del pueblo. Y rubricando así una nueva gran victoria del Presidente Maduro.

    Otra victoria no menor este año 2016 tan difícil, la constituye el récord obtenido en materia de inversión social que alcanzó el 71,4% del presupuesto del país. Es un récord mundial. Ningún otro Estado en el planeta dedica casi las tres cuartas partes de su presupuesto a la inversión social.

    En materia de salud, por ejemplo, el número de establecimientos hospitalarios se multiplicó por 3,5 desde 1999. Y la inversión en un nuevo modelo humano de salud pública se multiplicó por diez.

    La Misión Barrio Adentro, cuyo objetivo es atender a los enfermos en las áreas urbanas más humildes del país, ha realizado casi 800 millones de consultas y salvado la vida de 1.400.000 personas. Las universidades de medicina han formado a 27.000 nuevos médicos. Y otros treinta mil deben obtener su diploma en 2017. Ocho Estados han alcanzado una cobertura de Barrio Adentro 100% en 2016, cuando la meta era de seis.

    Otra victoria social fundamental, no mencionada por los grandes medios dominantes, es la alcanzada en materia de adultos mayores que reciben una pensión de jubilación. Antes de la revolución apenas el 19% de los jubilados recibían una pensión, el resto subsistía a menudo en la miseria o a cargo de sus familiares. Este año 2016, el porcentaje de personas jubiladas que reciben una pensión (aunque no hayan podido cotizar a la seguridad social durante su vida activa) alcanzó el 90%. Un récord en Suramérica.

    Otra victoria espectacular –y que tampoco mencionan los grandes medios dominantes- es la conseguida por la Misión Vivienda encargada de construir viviendas sociales, a precio regulado, para las familias venezolanas humildes.

    En 2016, esta Misión entregó nada menos que 359.000 viviendas (a título de comparación, un país desarrollado como Francia apenas construyó, en 2015, 109.000 viviendas sociales). A eso hay que añadir las 335.000 viviendas rehabilitadas en el marco de la bonita Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor. Una Misión particularmente elogiada por el genio de la arquitectura Frank Gehry, autor del Museo Guggenheim de Bilbao y del Museo Louis Vuitton en París, que ha declarado desear involucrarse en ella. De tal modo que estamos hablando de casi 700 000 viviendas sociales entregadas en 2016. Una cifra sin equivalente en el mundo.

    Desde que inició su mandato, en 2013, el Presidente Maduro ya ha entregado cerca de un millón y medio de viviendas a familias modestas. Récord mundial pasado bajo silencio por todos los medios hostiles a la revolución bolivariana. Y que hasta muchos amigos omiten a veces de mencionar.

    Recordemos, para terminar, algunas de las brillantes victorias conseguidas en el ámbito geopolítico. Por ejemplo, haber impedido que la Organización de Estados Americanos (OEA), dominada por Washington, condenase a Caracas como lo pretendía el secretario General de esta organización, Luis Almagro, quien invocaba la Carta Democrática contra Venezuela.

    O el éxito de la XVII Cumbre del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL) realizada en septiembre de 2016 en el Centro de Convenciones Hugo Chávez de la isla Margarita con la presencia de numerosos jefes de Estado y de Gobierno y de representantes de ciento veinte países que aportaron su solidaridad a Venezuela.
    Enfin, en esta campo, la principal victoria del Presidente Maduro, que efectuó varias giras internacionales con ese objetivo, fue el logro inaudito de un acuerdo entre países OPEP y no-OPEP para la reducción concertada de las exportaciones de petroleo.

    Este acuerdo histórico, firmado en noviembre de 2016, frenó de inmediato el deterioro de los precios de los hidrocarburos que se desplomaban desde mediados de 2014 cuando sobrepasaban los cien dólares por barril.

    Gracias a esta victoria capital, los precios del petroleo –que estaban en 24 dólares en enero- sobrepasaban los 45 dólares a final de diciembre 2016.

    Así pues, en el año más duro y más largo, en el que tantos apostaron por su tropiezo, el Presidente Nicolás Maduro, sorteando todos los escollos, todas las trampas y todas las dificultades, ha demostrado su talla excepcional de hombre de Estado. Y de líder indestructible de la revolución bolivariana.

    Ignacio Ramonet

  • El 2016 demostró la fuerza, cohesión y conciencia del Chavismo para defender al Pueblo Venezolano

    El año que finaliza estuvo signado por un escenario de duras batallas en diversos frentes, constitucional, político, económico y social; en los cuales nos desenvolvimos bajo principios y valores democráticos, bolivarianos, revolucionarios, patrióticos y antiimperialistas, en función de garantizar el legado del Comandante  Hugo Chávez, lo que se traduce en la defensa de las conquistas sociales y políticas alcanzadas, de la mano del gobierno bolivariano, que hoy lidera nuestro presidente Nicolás Maduro.

    Hemos enfrentado una envestida desde distintas dimensiones fomentadas por la burguesía y derecha nacional e internacional. Desde la Asamblea Nacional, la oposición venezolana trato por todos los medios de  derrocar al gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro. Empleo distintos recursos legislativos, amparados en una interpretación tendenciosa de la ley y argumentaciones falsas, con la finalidad de dar un golpe parlamentario, al estilo de Honduras, Paraguay o Brasil. De igual forma, mantuvieron una aptitud bravucona con la intención de movilizar a sus seguidores y provocar  una explosión “social” que desplazara al Chavismo de la conducción del país. La renuncia del presidente,  el referéndum revocatorio, la enmienda constitucional, el enjuiciamiento político, la incapacidad mental, el abandono de cargo, entre otros mecanismos, no tuvieron el efecto que aspiraban motivado a lo irracional de su planteamiento y el fraude cometido en la recolección de firmas.

    Orientadas en las consideraciones expuestas, aprobaron de forma fraudulenta diversos proyectos de ley que violentan el estado social, de derechos y justicia, que contravienen el modelo de desarrollo nacional establecido en el Plan de la Patria, asimismo, restauran los beneficios a las elites económicas y sociales que gobernaron al país antes de la llegada del proceso bolivariano. Lo más grave impulsado desde la AN Adeca Burguesa fue la solicitud ante organismos internacionales de una intervención en los asuntos internos, a la par de pretender convertirse en un supra poder, en conflicto permanente con el resto de los poderes publico nacionales, con el objetivo de generar una ingobernabilidad.

    En el plano internacional, apoyado por la vocería de la MUD, los sectores financieros y políticos, con la finalidad de debilitar y dar al traste con la revolución bolivariana, utilizaron el boicot económico, el bloqueo financiero, la guerra de precios contra el barril petrolero, el aislamiento político en el seno de organismos internacionales y regionales, la aplicación de la Carta Democrática de la OEA, la renovación del Decreto Obama y el debilitamiento de la moneda nacional.

    Mientras la MUD saboteaba, entorpecía y sancionaba instrumentos jurídicos para limitar la operatividad del ejecutivo, el presidente Nicolás Maduro invito constantemente al dialogo para superar las adversidades inducidas, así como, coloca en marcha la Agenda Económica Bolivariana, donde destaca la creación del Consejo Nacional de Economía Productiva, con sus 15 motores productivos y la puesta en funcionamiento de los CLAPS y la Gran Misión Abastecimiento Soberano para enfrentar la guerra económica

    Este accionar del Presidente Nicolás Maduro, fue respaldada por el bloque de la patria,  con determinación patriota y la conciencia de las duras luchas que hoy nuestro pueblo organizado en el poder popular y a través del PSUV y GPP confronta ante aquellos sectores restauradores que no han tenido compasión con la familia venezolana en la búsqueda de alcanzar sus intereses grupales y electorales.

    Ante este escenario, el Pueblo Chavista demostró su compromiso con el Plan de La Patria y el liderazgo del Presidente Nicolás Maduro en la batalla permanente por superar el  actual escenario económico propiciado por sectores apátridas y enrumbar definitivamente a la Patria por el sendero de una economía productiva, diversifica, soberana y autónoma, que tenga como eje transversal la producción y distribución de los bienes y servicios que requiere la sociedad venezolana.

    Hoy más que nunca nos corresponde seguir siendo un bloque del Poder Popular, un escudo de protección en la Asamblea Nacional Adeca Burguesa y en aquellos espacios donde sea preciso la defensa y profundización de los logros bolivarianos, al mismo tiempo, acompañar al Presidente Nicolás Maduro en la lucha incesante por alcanzar la mayor suma de felicidad al pueblo venezolano, ante los ataque que impulsa la burguesía en conjunción con la denominada MUD

     

    ¡Solidaridad, Unión, Lucha y Victorias en el año 2017!

  • Alberto Aranguibel B: Dólar Today… la criminal excusa de los malandros

    Jamás una página de internet había causado tanta conmoción como la que esta semana ha causado Dólar Today en nuestro país. Ni siquiera cuando ella misma destapó el desagüe que desangró a la economía nacional desde hace tres años y medio, estimulando el mercado negro, el contrabando de extracción y la usura cambiaria a partir de su perversa manipulación de la tasa de convertibilidad del bolívar frente al dólar norteamericano.

    Los analistas no dan pie con bola en la precisión del fenómeno, determinante fundamental de la destrucción del poder adquisitivo del venezolano y de la solidez de nuestro signo monetario.

    Los economistas, tanto los de derecha como los de izquierda, se devanan los sesos en cálculos interminables y enrevesados que ponderan variables técnicas de toda índole, que por muy bien formuladas o visualizadas que ellas sean no logran ilustrar al grueso de la población, ni mucho menos convencerla, de las razones por las cuales una tragedia como la que padecen hoy los venezolanos pueda deberse a la simple manipulación electrónica de un indicador no oficial de la moneda.

    La explicación simple es que ello se debe a una guerra desatada por los sectores neoliberales contra la revolución bolivariana.

    No es mentira. Pero es demasiado escueta como respuesta al clamor del país.

    Más sensato sería decir que es un fenómeno multifactorial determinado por una serie de distorsiones generadas en el marco de esa guerra y en virtud de una caída sustancial del ingreso petrolero, que han colocado al venezolano en una situación de neurosis colectiva que desata los demonios de la especulación, la anarquía y el paroxismo en todos los niveles del sistema, haciendo cada vez más complejas las posibilidades del gobierno para establecer políticas integrales de control y regulación que erradiquen eficazmente su efecto pernicioso.

    Esa sería la más aterradora de las explicaciones, pero es la más responsable.

    Ciertamente no es una sola la distorsión que resume Dólar Today con su manipulación arbitraria de nuestro signo monetario. Son muchas y todas desencadenan nuevas y peores distorsiones en procura del mismo objetivo de asaltar la economía para hacer a los ricos cada vez más ricos y a los pobres cada vez más pobres.

    Que el bachaquerismo introducido hace diez años en la economía nacional por Guillermo Zuloaga (importar barato con el subsidio del Estado para vender bien caro bajo la mentira de que no disponía de dólar preferencial) corrió como candela en la llanura convirtiéndose en cultura del comercio en el país hasta alcanzar al buhonero común, que decidió ejercer la misma práctica pero ya no desde una mansión en el Country Club sino desde la redoma de Petare, es cierto. Un eslabón apenas de una misma cadena.

    Que la banca se activó desde hace tres años y medio en la búsqueda desaforada del circulante que gracias a las políticas inclusivas de la revolución el trabajador venezolano tenía por primera vez en su bolsillo, con entregas masivas de tarjetas de crédito a los pobres y elevando exorbitantemente las líneas de crédito a los tarjetahabientes, para recalentar la economía incrementando el consumo en forma desmedida, y que con ello haya logrado desatar la furia del raspacupismo en el exterior y dentro país, también es cierto. Pero ese es solo otro eslabón.

    Que la empresa privada encontró por fin en el mercado venezolano la forma de vender toda la producción (o la importación) casi al instante, gracias a la neurosis causada por una inclemente guerra mediática que puso a la gente a comprar lo que necesitaba y lo que no necesitaba, en las cantidades que encontrara, por el temor a no encontrar mañana lo que quisiera comprar, presionando así el alza en los precios, generando en consecuencia el desabastecimiento y las colas que padece el pueblo, y reduciendo a la vez el inmenso costo del desperdicio estructural, es completamente cierto.

    A esa reducción se le conoce como “Producción Bajo Demanda”, que es la modalidad bajo la cual opera ahora la empresa privada en Venezuela, que solamente produce lo que a ella le interesa vender y en la forma en que le interesa vender. Con lo cual, a la vez que gana más con la inflación por ella misma inducida, reduce los costos de producción y distribución excedentaria que antes se pudría en los anaqueles esperando compradores.

    Pero esa tampoco es la razón fundamental de la conmoción que causa hoy Dólar Today.

    Ese portal ha sido la excusa fácil para los codiciosos que han venido atacando a nuestra economía buscando derribarla para hacer el negocio de sus miserables vidas. Un portal que le sirve por igual al avaro dueño de la gran empresa o al usurero del pequeño abasto para inflar a diario los precios argumentando una necesidad de reposición de inventarios dictada de manera fraudulenta por una tasa ilegal y ficticia.

    Hasta los chicheros la usan hoy como excusa para vender más caro. Es la prostitución total del mercado.

    Ese solo factor de la anarquía especuladora acabó en nuestro país con uno de los elementos esenciales para los mercados del mundo, como lo es la llamada “Sensibilidad al precio”, es decir; la capacidad del comprador de reaccionar contra aquel precio que por diversas razones considera elevado (generalmente por reducida capacidad adquisitiva), por las cuales el vendedor no puede elevarlo más allá de cierto nivel.

    Si algo ha sucedido en la cultura del comprador venezolano como resultado de la neurotización a la que han sido sometidos principalmente los pobres, ha sido el hecho de que ya nadie le reclama al bodeguero o al panadero que a diario eleva de manera injustificada los precios sino que automáticamente, y casi por acto reflejo, el comprador le achaca la culpa de tal arbitrariedad al gobierno. Definitivamente un gran logro comunicacional de esa guerra.

    Dólar Today, que nació como un vulgar marcador para todos esos sectores especuladores, juega un papel determinante en todo eso.

    Su apoteosis empezó cuando apenas se estableció como referencia del mercado negro para que la tasa de cambio no surgiera de un simple boca a boca como hasta entonces era.

    Su esplendor se produjo con el gran impulso que le dio el gobierno colombiano a la dualidad cambiaria diseñada para saquear descaradamente a nuestro país desde Cúcuta, mediante una norma criminal como la Resolución 8, apoyada también en la ilegal tasa Dólar Today.

    Pero marca también a otro importante sector.

    Un sector parasitario que no invirtió jamás en el país pero que esperó con ansias desde hace casi un siglo la posibilidad de que los dólares que sustrajo desde siempre a la renta petrolera se convirtieran en algún momento en la herramienta de captación del circulante nacional, para lograr que fuera el capital privado y no el Estado quien controlara la economía.

    Eso explica el contrabando de extracción del papel moneda hacia Colombia y el ataque cibernético de esta semana al sistema de pagos electrónicos.

    Bajo esa premisa nació la descomunal operación de triangulación y legitimación de capitales que ese inmoral sector instaló a lo largo de todo este periodo desde Venezuela hasta Miami, pasando por Colombia y Panamá, a través de la cual legaliza los millones de dólares que por décadas ha fugado ilegalmente hacia el exterior, y de lo cual existe infinidad de pruebas y hechos verificables que los deja al descubierto, como los “Panamá Papers” y las silenciadas cuentas en los bancos suizos, españoles y norteamericanos, entre muchos otros.

    Ahora, cuando el ingreso se ve mermado sustancialmente por la caída del mercado petrolero, el propósito de Dólar Today es multiplicar artificialmente esas fortunas expatriadas, para hacer atractivo su reingreso al sistema económico del país y presionar con su elevado costo a una macro devaluación del bolívar que limite la capacidad operacional del Estado y lo obligue a revertir las políticas sociales, paralice la economía y, en definitiva, provoque el estallido social que les ayude a derrocar al gobierno para acabar así con el modelo socialista de justicia e igualdad que nos trajo el Comandante Chávez.

    Ese sí es el verdadero peligro hoy.

    Solamente un factor en la ecuación no ha sido considerado por esa burguesía filibustera y apátrida; ese factor es el pueblo.

    Mientras exista un gobierno revolucionario como el que preside el hijo de Chávez, Nicolás Maduro Moros, todas las emboscadas de la derecha serán derrotadas, porque contra un pueblo movilizado, trabajando activamente junto a su gobierno en el combate a las perversas pretensiones de quienes hoy atentan contra nuestra economía y contra nuestro sueño de paz y de prosperidad, no habrá fuerza oligarca que pueda alcanzar jamás su vil propósito.

    @SoyAranguibel

  • Venezuela rechaza acciones que buscan suspender sus derechos legítimos en Mercosur

    La República Bolivariana de Venezuela, en pleno ejercicio de la Presidencia Pro-Tempore del MERCOSUR, rechaza y denuncia ante la comunidad internacional, muy particularmente ante los pueblos que integran el MERCOSUR, el grave ilícito fraguado por cuatro (04) Cancilleres del bloque, que pretenden imponer una fraudulenta suspensión a los derechos legítimos de Venezuela como Estado Parte, mediante falsos supuestos preconcebidos para agredir y hostigar a nuestro país.

    La pretendida sanción no tiene sustento legal válido, carece de procedimiento jurídico expreso y de un cuerpo colegiado competente para decidir. Un grupo de Cancilleres confabulados para tramar un fraude contra la institucionalidad mercosuriana no puede sustituir su legalidad, en franco abuso de poder mediante la invención de sanciones que no existen en ninguna norma del bloque, al peor estilo unilateral, autoritario y antidemocrático. Tan grosera y ordinaria actuación solo encuentra explicación en el mandato imperial que cumplen los cancilleres contra Venezuela.

    Los cuatro ministros están tan conscientes de que la normativa de MERCOSUR no les autoriza a tomar tan írrita decisión, que durante estos meses han saltado del forjamiento de una a otra excusa antijurídica para procurarse un sustento de su engaño, por lo que han terminado en el absurdo extremo de invocar la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, a sabiendas que no aplica a Venezuela por no ser signataria de este instrumento.

    Los cancilleres confabulados en realidad enmascaran su profunda intolerancia política e ideológica contra la Revolución Bolivariana, y su modelo integracionista y unionista. Han buscado soliviantar a la opinión pública internacional, para dañar a Venezuela, aún a costa de golpear el proceso de integración y a la propia organización.

    Venezuela no sólo ha cumplido ostensiblemente con el marco normativo mercosuriano incorporando en apenas cuatro (04) años el noventa y cinco por ciento (95%) de las normas, sino que lo ha hecho con mayor eficiencia que el resto de los países, que en veinticinco (25) años desde su fundación, ni siquiera se acercan a nuestro porcentaje de internalización normativo. Si fueran al menos coherentes con sus propias mentiras, debieran primero suspenderse a sí mismos, dado su extravagante y escandaloso retraso en la incorporación de las normas.

    La República Bolivariana de Venezuela rechaza y denuncia este acto arbitrario y fraudulento que constituye una grave infracción internacional. Venezuela sigue y seguirá ejerciendo todos sus derechos como Estado Parte del MERCOSUR por mandato de la ley, y exige a los cuatro Gobiernos que dejen de eludir los procedimientos legales y se avoquen al cumplimiento del mecanismo de Negociaciones Directas contemplado en el Tratado de Olivos para la Solución de Controversias, como mecanismo de diálogo y negociación política.

    A los gobiernos que asumen la ilegalidad e intolerancia como conducta, decimos que la verdad se impondrá y la historia será una vez más testigo de su derrota.

    A los pueblos del Sur, manifestamos nuestro compromiso con una mayor integración, con el respeto a la consolidación del MERCOSUR y los llamamos a mantenerse alertas frente a este nuevo ataque en contra del espíritu Bolivariano.

    “Seguramente la unión es la que nos hace falta para completar la obra de nuestra regeneración”. Simón Bolívar

     

  • COMUNICADO DEL BLOQUE PARLAMENTARIO DE LA PATRIA POR EL GOLPE DE ESTADO CONTRA VENEZUELA EN EL MERCOSUR

    El Bloque Parlamentario de la Patria de la República Bolivariana de Venezuela manifiesta su más enérgico rechazo a la posición tomada por los Gobiernos de Argentina, Paraguay, Uruguay y de facto de Brasil que pretende, ilegal e ilegítimamente, suspender a nuestra nación de su condición de Estado Parte del MERCOSUR.

    Tal como lo ha demostrado el Gobierno Bolivariano a través de nuestra Canciller, Delcy Rodríguez, no existen fundamentos jurídicos ni políticos para adoptar ninguna sanción contra un Estado Parte del MERCOSUR con base a supuestos incumplimientos en la adecuación normativa. Menos aun en el caso de Venezuela que ha incorporado más del 90% de la normativa MERCOSUR en su ordenamiento jurídico interno en tan sólo cuatro años, mientras que el resto de los países miembros tiene altos porcentajes de retraso en esta materia, a pesar de que pertenecen al bloque desde hace 25 años.

    La acusación falsa de que Venezuela no ha adoptado las normas MERCOSUR, no es más que una excusa de la derecha continental para encubrir sus verdaderos propósitos: destruir el proceso de integración y unión latinoamericana y caribeña; derrocar a nuestro Presidente Nicolás Maduro y erosionar el prestigio mundial de nuestra Revolución.

    Ante esta nueva arremetida de la derecha, el Bloque de la Patria exhorta a las fuerzas políticas confluyentes en el PARLASUR a rechazar este Golpe de Estado contra el MERCOSUR que violenta las normas, principios y procedimientos establecidos en los tratados fundacionales del bloque, en consonancia con el Acuerdo que sobre esta misma materia se aprobó por unanimidad en el pleno de ese parlamento regional, en su sesión del día 01 de diciembre de 2016.

    Venezuela superó con creces todos los procedimientos y requisitos para convertirse en Estado Parte del MERCOSUR y dicha condición no se pierde ni se perderá, pese al empeño de un grupo de funcionarios de los gobiernos antes mencionados.

    La derecha no podrá imponer su agenda de decisiones arbitrarias, anti-democráticas y violatorias de la normativa del MERCOSUR, por lo tanto, el Bloque de la Patria respalda la continuación de Venezuela en su condición de Presidencia Pro-témpore de este mecanismo de integración, así como su permanencia en carácter de Estado Parte con derecho a voz y voto en todas las instancias correspondientes.

    Por último, respaldamos todas las acciones y medidas que adopte el Gobierno Bolivariano para restituir la plena vigencia de los tratados fundacionales en el MERCOSUR, así como los derechos de Venezuela en el bloque regional, haciendo prevalecer la unidad y felicidad de nuestros pueblos.

    Caracas, cuna del Libertador Simón Bolívar, viernes 02 de diciembre de 2016

  • La agresión financiera del gobierno norteamericano por Rodrigo Cabezas

    No será necesario esperar veinte o más años para verificar, mediante la desclasificación de documentos del United States Departament of The Treasury (Departamento del Tesoro Americano), la decisión tomada por el gobierno federal de los Estados Unidos de Norteamérica de bloquear o cercar financieramente a la economía venezolana. Ello se corresponde con una repudiable e inaceptable actuación injerencista en la vida de nuestra nación para intentar agravar su crisis económica y, con ello, desestabilizar políticamente el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, propiciando una salida violenta y no constitucional a la controversia política.

    El gobierno Norteamericano, como cualquier otro gobierno, puede diferir de nuestra visión del mundo y del proyecto de sociedad socialista que postulamos, lo que le está negado por ley internacional y ejercicio de la soberanía política y territorial de los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es autorizar y promover una agresión financiera contra un Estado independiente como Venezuela. Esta por su magnitud y consecuencias económicas y sociales se convierte en una embestida contra el pueblo venezolano más que contra el gobierno legítimo que preside Nicolás Maduro.

    El señor Jacob J. Lew, Secretary of the Treasury, lidera el cerco financiero al promover el retiro de las entidades bancarias americanas que actuaban desde hace muchos años con agentes corresponsales del Banco Central de Venezuela (BCV) y de algunos bancos públicos. Esto limita el cumplimiento de los compromisos de pago externo de la república y de PDVSA con sus tenedores de deuda. De igual manera, han presionado exitosamente a los dueños de bancos comerciales para que suspendan la prestación del servicio de cartas créditos, mecanismo universalmente usado para cancelar las importaciones de alimentos, medicinas, materias primas e insumos diversos para la economía nacional. A este hecho arbitrario se le adiciona las dificultades que le acarrean al Estado venezolano el pago a nuestros ciudadanos en el extranjero que son pensionados, jubilados y becarios, así como el funcionamiento de nuestras representaciones diplomáticas, embajadas y consulados.

    Si algo demostró la agresión financiera contra nuestra nación fue la actuación de la calificadora de riesgo Standard and Poors (S&P) contra PDVSA, al rebajar su calificación prácticamente a riesgo de impago, cuando la petrolera realizaba un canje voluntario y garantizaba el pago a los que no se acogieran a la operación. Lo cierto es que S&P no fue imparcial y utilizó prácticas políticas y no técnicas para sabotear el refinanciamiento de deuda de PDVSA.

    Este hecho insólito se suma al reciente episodio en el cual el banco estadounidense JP. Morgan produce un reporte falso relativo a que PDVSA había postergado pagos de intereses de bonos con vencimiento 2021, 2024 y 2035. Era evidente que pretendían dañar la credibilidad de la industria petrolera nacional al ubicarla al borde de un evento financiero por falta de pago.  Obvió JP Morgan de manera interesada y nada ética que PDVSA había colocado el valor en dólares en Citibank y este había retrasado las transferencias correspondientes a los tenedores de bonos, de igual forma soslayó que tales instrumentos financieros tienen un período de gracia de 30 días para declararlos default.

    En definitiva, el Departamento del Tesoro Norteamericano, calificadoras de riesgo y bancos comerciales y de inversión adelantan prácticas inequitativas, coercitivas contra la economía venezolana y la tranquilidad social y emocional de nuestro pueblo. La única razón que lo explica es una injerencia extranjera para imponer decisiones políticas a lo interno. No es Venezuela ninguna amenaza a la integridad del sistema financiero de los Estados Unidos de Norteamérica y del mundo, tampoco a su seguridad nacional que pudiera justificar sanciones económicas contra nuestra nación.

    El nuevo gobierno norteamericano debe suspender esta especie de bloqueo financiero ilegal contra el pueblo de Venezuela por arbitrario y radicalmente injusto; todo en un contexto de restablecimiento de las relaciones diplomáticas sustentadas en el reconocimiento mutuo de gobiernos y pueblos, respeto a la ley internacional y la cooperación entre los dos países.

    Los que acá nacimos y vivimos, que llevamos el orgullo de nuestra nacionalidad venezolana, rechazamos con dignidad esta escalada que pretende llevar sufrimiento a las grandes mayorías. Excelente oportunidad para que la oposición democrática, en el marco del diálogo nacional por la paz, facilite una única e indivisible postura que nos muestre como patria altiva y soberana.

  • COMUNICADO DEL BLOQUE PARLAMENTARIO DE LA PATRIA EN SOLIDARIDAD CON EL COMPATRIOTA RAFAEL RAMÍREZ

    El Bloque Parlamentario de la Patria expresa su más absoluto rechazo a las acciones emprendidas por la bancada de la derecha de la Asamblea Nacional que pretenden deshonrar al compatriota Rafael Ramírez. Dichas acciones están enmarcadas en una campaña sistemática en contra de los dirigentes de la Revolución Bolivariana que intenta socavar la confianza de nuestro pueblo en el proceso bolivariano. Rafael Ramírez es un cuadro político de la Revolución que acompañó al Comandante Supremo Hugo Chávez hasta sus últimos días y ha acompañado al Presidente Nicolás Maduro como Ministro de Petróleo, Canciller, y ahora como Embajador ante las Naciones Unidas.

    Denunciamos los ataques hacia el compatriota Rafael Ramírez, como parte de una estrategia de deslegitimación de los extraordinarios logros de la política de Plena Soberanía Petrolera que el Comandante Supremo Hugo Chávez emprendió y que ahora continúa nuestro Presidente Nicolás Maduro.

    En el fondo lo que busca la derecha es restaurar el viejo régimen donde el Estado no tenía el control de la industria petrolera, sino que estaba en manos de las grandes transnacionales, como en la era de la llamada “Apertura Petrolera” que tanto daño le generó al país. La derecha quiere volver a la época en que las riquezas del petróleo eran exclusivamente destinadas a la burguesía parásita nacional y a las arcas de las transnacionales, lo cual fue truncado por decisión del Comandante Chávez a fin de que la renta fuese redistribuida hacia el desarrollo nacional y la dignidad del pueblo en forma de misiones y grandes misiones.

    Las actuaciones de Rafael Ramírez como Ministro de Petróleo y Presidente de PDVSA, fueron oportunamente evaluadas por la Asamblea Nacional entre los años 2004 y 2014, aprobando en su momento las Memorias y Cuentas consignadas en dicho periodo. La actual Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, actúa en desacato al Tribunal Supremo de Justicia que dictó sentencia en la que se indica que sus actos en la supuesta investigación contra Rafael Ramírez son ilegales, fuera de su competencia y con un claro objetivo de lesionar los intereses nacionales.

    Por estas razones manifestamos una vez más, nuestra solidaridad con el compatriota Rafael Ramírez y nuestro firme compromiso con la continuidad de la Plena Soberanía Petrolera en beneficio del desarrollo nacional y por la suprema felicidad del pueblo venezolano.

    ¡Viva la Patria Soberana!

    Caracas, cuna del Libertador Simón Bolívar, miércoles 16 de noviembre de 2016

  • MANIFIESTO DE LA FUERZA DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL CONGRESO DE LA PATRIA EN APOYO A LA “MESA DE DIÁLOGO”

    La Fuerza de Profesionales y Técnicos del Congreso de la Patria apoyamos los acuerdos alcanzados entre el Gobierno revolucionario y la Oposición política en la Mesa de Diálogo promovida por el Presidente Nicolás Maduro y coordinada por el Vaticano, en la voz de Monseñor Claudio María Celli, con la participación de los expresidentes Leonel Fernández, José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Ernesto Samper como Secretario General de UNASUR.

    Los revolucionarios podemos decir, que con Hugo Chávez vivimos buenos tiempos y obtuvimos grandes triunfos para el pueblo, tales como el fortalecimiento del sistema democrático, la independencia política y una mayor participación popular en el manejo del Estado, a pesar de las contradicciones internas, de los oportunistas, de los traidores y otros vicios del pasado que migraron y se enquistaron en la praxis cotidiana del seno de la revolución. Vicios que Chávez supo combatir y derrotar  democráticamente en función de garantizar la mayor suma de bienestar social a los venezolanos.

    Ahora, provoca decir, que ha emergido un nuevo liderazgo patriota que, a pesar de la complejidad de un sui generis país petrolero como Venezuela, y la preocupante problemática socioeconómica y política que actualmente vivimos, debido a una inclemente Guerra Económica declarada por los mismos enemigos viscerales del proyecto planteado y puesto en marcha por Hugo Chávez desde 1999, ahora, al presidente Nicolás Maduro se le presentó el reto de sentarse, nuevamente, en una mesa de diálogo con sus contrincantes en función de la paz del país.

    Los cinco acuerdos logrados son una fiel demostración, por demás insistida, que los venezolanos podemos ponernos de acuerdo para resolver nuestros problemas como sociedad. Estamos en tiempo del encuentro por la paz, por la soberanía, por la democracia, por el respeto a la Constitución, a su institucionalidad y sus lapsos. Llegó la hora de recuperar el tiempo perdido en esa lucha político-ideológica, muchas veces estéril, con grandes consecuencias económicas, donde los que se han aprovechado son los especuladores e importadores, en detrimento del aparato productivo nacional.

    Y, con los acuerdos de la Mesa de Diálogo queda demostrada la madurez política del presidente Nicolás Maduro y de la Dirección Política revolucionaria, así como de los sectores democráticos dentro de la oposición de entender la verdadera demanda social. Es tiempo de aislar a los más violentos de ambos lados y mostrarles la Constitución y las leyes para que las acaten. El diálogo no puede sacrificar la justicia, o la justicia no puede ser excluida del diálogo.

    Esos acuerdos son la primera gran contribución a la paz nacional. Ahora la acción política del Gobierno y la oposición, de manera sinérgica, cooperativa y complementaria, debe ir en función de todos los venezolanos. Que todos seamos los grandes ganadores de esas acciones. Que ganen la clase política, los trabajadores, los empresarios y las comunidades.

    Estando de acuerdo con lo dicho por Monseñor Celli: “el camino elegido es el correcto”. Poner en marcha la “Hoja de Ruta” acordada es la única vía de la convivencia democrática, del reconocimiento y el respeto mutuo entre los actores, en función del desarrollo, progreso, crecimiento y generación de riquezas que requiere tanto el país.

    En tal sentido, con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en la mano, los poderes públicos y los partidos políticos deberán cumplir con lo acordado el 12 de noviembre de 2016:

    1) En el campo económico-social, resolver los problemas acumulados en materia de producción, adquisición y distribución de bienes y servicios para la sociedad. Es aquí donde se requiere la participación de todos los actores con sus habilidades, conocimientos, potencialidades y recursos. Ese acuerdo es una declaratoria de “cese a la guerra económica y del bloqueo económico, financiero y comercial contra Venezuela”, que fue la principal solicitud de la revolución a la oposición y sus empresarios por la grave crisis económica que han promovido, tomando en cuenta el control monopólico de los principales medios de producción, entre ellos, los de primera necesidad.

    2) En el campo político, la Asamblea Nacional, como Poder Público debe ponerse a derecho y resolver su situación de desacato ante el Tribunal Supremo de Justicia, realizando las gestiones administrativas y electorales pertinentes. Creemos necesario que el Parlamento vuelva abrir el proceso de postulaciones a rectores del Consejo Nacional Electoral, para que con base en las leyes electorales y el nuevo escenario político nacional, la sociedad civil tenga la oportunidad de postularse por medio de las Escuelas de Derecho de las Universidades nacionales y el Poder Ciudadano.

    3) En el marco de la soberanía nacional y en resguardo de la integridad territorial, se acordó la defensa mancomunada Gobierno-oposición de los derechos de los venezolanos ante el diferendo existente sobre la Guayana Esequiba. Esto es un precedente histórico, porque por primera vez la oposición y el gobierno revolucionario se unirían en función de defender un mismo interés, que no es más que los intereses de la patria llamada Venezuela.

    4) Se adoptó la Declaración Conjunta “Convivir en Paz”. Que es la esencia del diálogo entre los actores políticos encontrados.

    5) Reforzar institucionalmente el Diálogo, que tiene que ver con la incorporación de nuevos actores en las discusiones.

    En fin, estamos ante nuevos escenarios para edificar la paz, es el tiempo para alcanzar la prosperidad económica, de felicidad social y la plena soberanía que ha insistido el presidente Nicolás Maduro en los últimos tiempos, y desde la Fuerza de Profesionales y Técnicos creemos que ese es el camino que soñaron nuestros libertadores: la unidad de los pueblos por la libertad y la grandeza de la patria.

    !Viva Chávez, Viva la Revolución¡

    En Asamblea Extraordinaria, en Caracas, 14 de noviembre de 2016

  • Aprobado recursos adicionales a Gobernación y Alcaldías Merideñas

    Enmarcado dentro del decreto de estado de excepción y de  emergencia económica, el Presidente Nicolás Maduro aprobó recursos adicionales a Gobernaciones y Alcaldías del país por cuarenta y tres  mil millones de bolívares  (Bs. 43.000.000.000,00).

    Esta información fue señalada por el diputado del Bloque de la Patria Ramón Lobo quien agrega “El crédito adicional en consideración de acuerdo al decreto deben ser destinados a cubrir gastos de personal, tal es caso del incremento de salario mínimo, sus incidencias y cesta ticket socialista, para los trabajadores y trabajadoras de los Estados, Distrito Capital y Municipios”

    “Estos recursos provienen de Ingresos Ordinarios excedentes del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT). A las gobernaciones les corresponde  Bs 34.400.000.000.00 y 8.600.000.000.00 bs para las municipalidades”, puntualizó el parlamentario

    Finalmente Lobo expresa. “A pesar de la guerra y ataque a la economía nacional el Presidente garantiza recursos para cubrir operatividad de estas instancias regionales. Es importante indicar que al Estado Mérida le asignaron Bs 1.498.211.409, de los cuales 1.198.569.127,00 bs corresponde a la Gobernación y 299.642.282 bs a las Alcaldías de acuerdo distribución anexa”

    Municipio Alberto Adriani 30.076.272,00
    Municipio Andrés Bello 8.820.151,00
    Municipio Antonio Pinto Salinas 10.436.827,00
    Municipio Aricagua 7.628.170,00
    Municipio Arzobispo Chacón 10.283.418,00
    Municipio Campo Elías 25.217.615,00
    Municipio Caracciolo Parra Olmedo 11.520.283,00
    Municipio Cardenal Quintero 7.956.631,00
    Municipio Guaraque 8.106.520,00
    Municipio Julio César Salas 8.603.402,00
    Municipio Justo Briceño 7.371.042,00
    Municipio Libertador 49.366.210,00
    Municipio Miranda 10.249.348,00
    Municipio Obispo Ramos De Lora 10.509.808,00
    Municipio Padre Noguera 6.679.131,00
    Municipio Pueblo Llano 7.842.514,00
    Municipio Rangel 9.831.061,00
    Municipio Rivas Dávila 9.593.414,00
    Municipio Santos Marquina 9.434.654,00
    Municipio Sucre 17.132.937,00
    Municipio Tovar 12.686.955,00
    Municipio Tulio Febres Cordero 12.349.589,00
    Municipio Zea 7.946.330,00
  • Comunicado oficial de la II reunión plenaria del Diálogo Nacional

    En conformidad al acuerdo alcanzado durante la reunión plenaria, celebrada el 30 de octubre de 2016 en el Museo Alejandro Otero, el día de hoy, 12 de noviembre de 2016, concluyó la II reunión plenaria del Diálogo Nacional con la participación de los delegados del Gobierno Nacional y de la MUD, y el acompañamiento de la Santa Sede, representada por Monseñor Claudio María Celli, de los expresidentes Leonel Fernández, José Luis Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos y del Secretario General de UNASUR, ex Presidente Ernesto Samper.

    Al inicio de la reunión, el Secretario General de UNASUR destacó el compromiso del Gobierno Nacional y de la MUD con el proceso del Diálogo Nacional y la contribución que hicieron a la paz, renovando el llamado para mantener un tono respetuoso y pacífico en el discurso y la acción política. Los gestos que se han producido, nos permiten augurar que el proceso se está fortaleciendo y consolidando.

    Por su parte, Monseñor Celli, hizo llegar a la Mesa un mensaje personal del Papa Francisco para mantener y perseverar en el camino del Diálogo, que es el único posible para resolver las legítimas diferencias entre los venezolanos. Asimismo, señaló que durante los últimos días se han escuchado las voces de diversos sectores de la sociedad y se ha renovado la fé en que el camino elegido es el correcto. A tiempo de llamar a los representantes del Gobierno Nacional y de la MUD a actuar en el marco de la convivencia democrática, el reconocimiento y el respeto mutuo.

    Durante la sesión se presentaron los informes de los acompañantes sobre la constitución formal y los avances de las cuatro Mesas Temáticas, comprometiéndose las partes a profundizar y consolidar el positivo funcionamiento de las mismas. En ese contexto, destacaron:

    El Gobierno Nacional y la MUD asumieron el compromiso de poner en práctica una hoja de ruta que permita normalizar la relación constitucional entre los poderes del Estado, el respeto recíproco entre los mismos y explorar medidas de acompañamiento económico en el marco legal, constitucional y de respeto a la soberanía nacional, que contribuyan a mejorar las condiciones de abastecimiento de la población.

    A tal efecto, se acordó instar a los poderes públicos, en pleno respeto de sus competencias constitucionales, para:

    1. En el campo económico – social

    El Gobierno nacional y la MUD acordaron trabajar de manera conjunta para combatir toda forma de sabotaje, boicot o agresión a la economía venezolana. Decidieron priorizar en el corto plazo la adopción de medidas orientadas al abastecimiento de medicamentos y alimentos sobre la base de contribuir a promover su producción e importación. Promover el diseño y aplicación de políticas de cooperación entre los sectores público y privado para monitorear, fiscalizar y controlar los mecanismos de adquisición y distribución de insumos y mercancías.

    2. En el campo político

    Se acordó avanzar en la superación de la situación de desacato de la Asamblea Nacional dictada por el Tribunal Supremo de Justicia. En ese sentido se acordó instar a los poderes públicos competentes a actuar en la resolución de la situación del caso Amazonas en términos perentorios.

    En el mismo contexto, se asumió el acuerdo de trabajar conjuntamente, en el marco de lo establecido en la Constitución, para el nombramiento de los dos rectores del Consejo Nacional Electoral, que culminan su mandato en diciembre 2016.

    3. En el marco de la soberanía nacional y en resguardo de la integridad territorial

    Acordamos nuestra posición unánime de defensa de los derechos legítimos e inalienables de Venezuela sobre la Guayana Esequiba y de defensa del Acuerdo de Ginebra de 1966, instrumento jurídico vigente entre las partes que dirime esta controversia territorial.

    4. Se adoptó la Declaración Conjunta “Convivir en Paz”.

    5. Reforzar institucionalmente el Diálogo

    Se decidió incorporar a la Mesa a un Gobernador por cada una de las partes; invitar a representantes de los diferentes segmentos de la sociedad, y establecer una Comisión de Seguimiento para dar continuidad al proceso que será coordinada por el Expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, por los acompañantes, Jorge Rodríguez, por el Gobierno Bolivariano y Luis Aquiles Moreno, por la MUD