Ramón Lobo

Artículos

  • NEW YORK TIMES, CNN Y FORBES DESATAN CRISIS EXISTENCIAL EN PERIODISMO OPOSITOR VENEZOLANO Por: Clodovaldo Hernàndez

    Una crisis existencial sacude actualmente a ciertos sectores de la comunicación masiva de tendencia opositora. No es para menos: su verdad ha sido cuestionada, no por gente a la que están acostumbrados a descalificar (y entrenados para hacerlo), sino por medios que hasta ahora habían sido referencias importantes, faros y guías de su quehacer.

    Llueve y no escampa para esta gente. Primero fueron varios medios, entre ellos la muy antichavista CNN, que osaron usar la expresión “autoproclamado” para referirse a Juan Guaidó, en lugar de llamarlo presidente encargado o interino, tal como, al parecer, se había acordado en una especie de consenso semántico  de los grandes poderes políticos, diplomático y mediáticos.

    Es surrealista, pero debemos aclararlo por si acaso alguien lee esta nota dentro de algunos años. La denominación autoproclamado o autojuramentado es estrictamente veraz porque Guaidó se juramentó a sí mismo en medio de una manifestación callejera, pero los impulsores del consenso semántico se pusieron bravos con esa veracidad, al punto de que  Departamento de Estado reprendió públicamente a sus compinches descarriados].

    Luego vino lo peor. El excelso diario The New York Times, uno de los sueños dorados de casi todo periodista fabricado en las escuelas de Comunicación Social de Venezuela, ha tenido la desfachatez de decir la verdad sobre la quema de los camiones en el puente internacional el 23 de febrero, contraviniendo un acuerdo tácito que en este caso –por lo que se entiende- no era solo sobre la semántica sino algo más profundo: sobre la realidad misma.

    Ese sí que fue un mazazo en el medio de la coronilla y no se los pegó Diosdado Cabello, sino un medio gringo de toda gringuitud, casi un mito del periodismo estadounidense, solo comparable en su rol superheroico con El Planeta, ese donde trabajan Clark Kent y Luisa Lane.

    Otra necesaria acotación: el NYT estuvo muy lejos de ser el primero en afirmar que los camiones fueron quemados por guarimberos opositores, no por funcionarios del gobierno. En vivo y directo lo hicieron varios otros medios, incluyendo este portal, LaIguana.TV, y la televisora Telesur, pero para que se desatara la crisis existencial fue necesario que un órgano validado por el statu quo mediático certificara como cierto lo que ya demostraban innumerables videos, fotos, audios y testimonios].

    El tercer impacto vino por cuenta de la revista Forbes, que salió a escena para adelantar que es perfectamente viable la posibilidad de que  el apagón nacional del 7 de marzo haya sido causado por un sabotaje perpetrado de manera remota por EEUU, tal como lo ha denunciado el gobierno de Venezuela.

    Y, para completar esta especie de repentino ataque de veracidad mediática, vuelve a aparecer CNN, esta vez con una investigación sobre un acontecimiento ocurrido hace más de siete meses: el magnicidio frustrado del 4 de agosto de 2018. El reportaje demuestra que fue cierto el complot planificado y ensayado en Colombia para asesinar al presidente Nicolás Maduro, un hecho que los medios y periodistas opositores tanto globales como venezolanos se cansaron de negar, refutar y ridiculizar.

    Este último episodio ya le dio al asunto un giro de alta sospecha, pues nadie estaba esperando que este tema reflotara en un momento como el actual. Resultó inevitable pensar que algo raro están tramando los jefes del NYT, CNN y otros medios, algo seguramente relacionado con las maneras de disputarse el poder que tienen las mafias políticas de EEUU.

    Como sea, queda en evidencia que la verdad para esos grandes medios es una herramienta que solo usan cuando les conviene. Por eso casi nunca la hacen relucir en un primer momento, sino que la esconden hasta que sea buen negocio (político o económico) echarla a rodar.

    A pesar de tan cuestionable sentido de la ética informativa, estos medios globales quedan mejor parados que los medios y periodistas opositores de acá que, en el trance de su tremenda crisis existencial, claman porque se restablezcan de inmediato las “verdades” fabricadas por el consenso político-diplomático-mediático.

    Preguntaría Mafalda: Pero, ¿qué clase de periodismo es esa?

  • Venciendo el golpe eléctrico con resistencia y conciencia suprema

    La unidad de los patriotas, la resistencia activa y la movilización permanente de un pueblo valiente y decidido, que no cae en patrañas ni manipulaciones, son las clave para la indetenible e inminente derrota del golpe eléctrico encabezado por el gobierno de Estados Unidos y sus lacayos en Venezuela.

    Las pruebas irrefutables del reciente apagón, que afectó varios estados del país, responde a un sabotaje del más alto nivel cibernético, que demuestra la desesperación de un sector que se quedó sin opciones ante el fracaso del 23 de febrero con su «ayuda humanitaria» y ahora atacan nuevamente los servicios públicos para sembrar desesperanza, intento que, por cierto, ha resultado infructuoso debido al alto grado de conciencia de la ciudadanía.

    Asimismo, el elevado nivel de profesionalismo y entrega del personal de Corpoelec y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana han permitido y permitirán superar más temprano que tarde todas las vicisitudes que genera está situación, como lo es el acceso al servicio de agua, salud, transporte, entre otros. Estas acciones sin duda pueden considerarse crímenes de lesa humanidad, planificadas en Washington.

    El gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro se mantienen desplegado en todos los niveles para proteger a la población y restablecer todos los servicios afectados, por eso el llamado es a no caer en el juego de la derecha, a no desesperar y a confiar en que Venezuela cuenta con un gobierno que está dispuesto a resguardar a su pueblo en cualquier escenario.

  • APUNTES PRELIMINARES SOBRE LA GUERRA EN LAS REDES CONTRA VENEZUELA

    El #23F aporta la primera gran evidencia de que la izquierda en el continente aprende a defenderse y hacerle frente a la guerra de nueva generación.

    Hay demasiado fogonazo en las redes todavía y quizás es temprano para hacer una evaluación razonada sobre los recientes acontecimientos en Venezuela desde el punto de vista de las acciones ofensivas en redes, pero es posible entrever algunos ejes de una batalla por la disputa de sentido que, a mi juicio, han ganado las fuerzas progresistas con amplio margen.

    Comparto solo unas notas y unas mediciones preliminares que permiten adelantar algunos conceptos que median la disputa entre Estados Unidos y América Latina por el territorio digital y que se expresaron en torno al «Día D» #23F.

    «En Venezuela marcha una provocación dirigida personalmente por el imperio estadounidense (…) no cabe duda de que Trump pretende montar un golpe de Estado en el país», afirmó el presidente Nicolás Maduro el pasado 24 de enero, y los hechos no han hecho otra cosa que probarlo.

    Los altísimos decibeles contra Venezuela del discurso del presidente Barack Obama, primero, y de Donald Trump, después, con el inflamable senador Marco Rubio de Mariscal de Campo en Cúcuta, no es un sarampión que eventualmente terminará por pasar, si logran o no sus objetivos. Está en la arquitectura del sistema de seguridad nacional estadounidense e incluye las redes como territorio de primer orden para los objetivos del gobierno estadounidense, cuyas operaciones de influencia global no son ataques dispares contra el enemigo de turno.

    El Departamento de Defensa a través de la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) creó el Social Media in Strategic Communications (SMISC) con el doble objetivo de «identificar y contrarrestar las campañas de desinformación y de engaño del enemigo en las redes sociales, reduciendo la capacidad del adversario de manipular del entorno informativo». El programa fue develado en 2011 y, supuestamente, concluyó en 2015 después de una ola de críticas, aunque especialistas en el tema aseguran que sus estructuras siguen tan vitales y actuantes como entonces.

    En 2010, el Departamento de Estado creó el Center for Strategic Counterterrorism Communications (CSCC), que sigue utilizando abiertamente las redes sociales como plataforma para contrarrestar la «propaganda enemiga». En palabras de su fundador, el embajador retirado Richard LeBaron, «el CSCC materializa la especialización de la diplomacia pública en el campo de las redes sociales, como los equipos SEAL se especializan en acciones contraterroristas en el plano táctico».

    El CSCC cuenta con tres equipos multidisciplinares: Inteligencia y Análisis, Planes y Operaciones, y el Digital Outreach Team (DOT), encargados del planeamiento, análisis, diseño y producción de las campañas gráficas y su seguimiento. Su capacidad de interacción en Twitter es casi en tiempo real y alcanza un elevado nivel de interacción en conversaciones con extremistas de todas partes del mundo.

    «Los combatientes son guerreros cibernéticos profesionales, empleados del gobierno de Estados Unidos o contratados en terceros países, además de experimentados guerrilleros aficionados que persiguen objetivos muy bien definidos con precisión militar y herramientas especializadas. Cada tipo de combatiente trae un modelo mental diferente al conflicto, pero usa el mismo conjunto de herramientas», afirma Renee DiResta en su ensayo «The Digital Maginot Line».

    Esos entramados están ahora mismo operando en Venezuela, como lo han hecho en otros escenarios. Estas campañas a menudo se perciben como un caos orgánico impulsado por acciones emergentes en línea y acciones de aficionados, cuando de hecho son ayudadas o instigadas por entes estatales e institucionales sistemáticas que van de arriba hacia abajo con entramados jerárquicamente bien establecidos.

    Exactamente lo que se percibe cuando sacamos la cabeza del bombardeo noticioso en el Timeline de Twitter y nos aparece como eje informativo de todos los canales tradicionales y digitales la escuadra Trump-Rubio-Pompeo-Bolton-Abrams, que a diferencia de otras guerras, por primera vez, ha montado la operación golpista un día ampliamente publicitado -el 23 de febrero-, y en un espacio geográfico y públicamente definido: Cúcuta.

    La prueba de la rectoría política de Estados Unidos en la campaña digital está a la vista. Basta con seguir el Timeline de Marco Rubio en Twitter. El 23 de febrero envió más de 50 mensajes y retuits para incitar acciones violentas contra el gobierno de Nicolás Maduro, incluida la incitación al magnicidio, que viola abiertamente los términos y condiciones de esta plataforma social:

    pic.twitter.com/ZwxbWyV1HF

    — Marco Rubio (@marcorubio) 24 de febrero de 2019

    La herramienta Account Analysis de Luca Hammer refleja la agitada actividad anti-venezolana en Twitter del senador, que el 23 de febrero dirigía desde Cúcuta el cuartel general de la provocación contra Venezuela. Según esta herramienta, del 21 al 23 de febrero, las etiquetas más tuiteadas por Marco Rubio fueron: #Venezuela (149), #Maduro (22), #MaduroRegime (15), #Colombia (11), #Cuba (11), #Caracas (7) e #Israel (7).

    imagen1.png

    En esos más de 50 tweets del 23 de febrero, el senador adelantó la información de acciones que estaban previamente diseñadas para inculpar al chavismo, como la fake news de que militares cubanos participaban en operaciones en territorio venezolano, sin aportar prueba alguna.

    Por ejemplo, en el siguiente tweet responsabiliza al gobierno venezolano de asesinar a civiles e incendiar tres camiones, poco antes de que las redes se inundaran de videos, testimonios, fotos aéreas e información que probaban que el incendio se había producido del lado colombiano, y que la principal víctima de las agresiones fue la fotógrafa chilena Nicole Kramm, blanco del ataque perpetrado por seguidores del presidente designado por Estados Unidos, Juan Guaidó, en la frontera colombiana:

    #URGENT: Pro-Maduro gang,at the direction of Cuban agents have used firearms against civilian aid workers at the Simón Bolívar bridge.

    Military leaders are cowards if they stand by & allow foreign govt & street criminals to kill their own people. #23FAvalanchaHumanitaria

    — Marco Rubio (@marcorubio) February 23, 2019

    La sala situacional para la guerra informativa, trasladada en pleno a Cúcuta como se aprecia en esta foto que sacó de sus casillas a Marco Rubio, mostró cómo las redes sociales no son exactamente foros sin moderación. Estados Unidos dirigió la campaña y no solo actuó al margen de la regulación tradicional de los medios, sino contra las propias normas de las plataformas sociales y hasta contra un mínimo de normas básicas que se supone debe contener la actuación de políticos y parlamentarios en el mundo.

    El uso de fake news ese día no solo ha supuesto una profunda corrupción de políticos que no dudan en utilizar la mentira y la manipulación para lograr sus objetivos, sino que la mentira y la desinformación se planificaron previamente y se utilizaron deliberadamente para encender la mecha de la guerra con actores interesados, más que en proveer información, en producir reacciones políticas, polarizar y «prender fuego» en los territorios virtuales y físicos.

    Hay hartas discusiones en la izquierda acerca de qué es lo primero, si tomar la calle o tomar la red, como si fueran excluyentes. Los chavistas han comprendido que si hay una tarea política fundamental es la de acabar de entender que la vida on line y off line no van separadas, son una continuidad, forman parte de un solo cuerpo, y que hay que saber apreciar este cuerpo único como termómetro de la vida social y medidor del pulso de la política.

    El territorio fundamental en la guerra de información es la mente humana. Si no eres un combatiente, eres el territorio. Y una vez que un combatiente gana sobre un número suficiente de mentes, tiene el poder de influir en la cultura, la sociedad y la política. Este principio del nuevo ecosistema mediático parece que empieza a ser comprendido por las fuerzas revolucionarias.

    Como ocurre en el territorio físico, hemos visto en la operación mediática contra Venezuela la inducción a gran escala por parte de la oposición de tácticas de guerrilla urbana con poca información y carga excesiva de emoción negativa en la gente, utilizando para ello los chats de plataformas telefónicas, de las redes sociales y los servicios para recaudar fondos por Internet.

    El concierto Venezuela Aid Live, convocado por el multimillonario británico Richard Branson en Cúcuta, es un paradigma de esta estrategia. Su objetivo era sacar a la oposición de sus catacumbas virtuales y movilizarlas a la frontera colombo-venezolana como barricada para la escalada mediática y política, y de paso monetizar la operación. (Por cierto, poco se sabe de los 100 millones de dólares que supuestamente recaudarían:

    La ofensiva del #23F contra el chavismo fracasó estrepitosamente porque, además de otras variables que apuntan a la unidad cívico-militar y a la fortaleza del liderazgo venezolano, hay una altísima presencia de la población en la red y una actuación militante de la ciudadanía, que enfrenta a la oposición en las calles y en las redes.

    El chavismo conoce y se apropia del discurso del liderazgo, acompaña sus propuestas y etiquetas, y desagrega los conceptos para generar contenido propio de forma muy activa. Entiende cada red social y su estilo, y traslada sus mensajes de manera creíble y personalizada. Las etiquetas del golpismo y el intervencionismo en los últimos tres días no han podido señorear las tendencias de Twitter en el país, aunque han hecho un aporte a los hábitos de la red del pájaro azul: la aparición de un hashtag en inglés en el trending de un país de habla castellana, como advirtió agudamente Erin Gallagher:

    A diferencia de la guarimba de 2017, donde se produjo una total esquizofrenia entre lo que ocurría al interior de Venezuela y la narrativa de medios y redes fuera del país, esta vez se logró romper la cámara de eco de la derecha internacional alineada con la operación de guerra.

    La definición canónica de una cámara de eco es la situación en la que información, ideas o creencias son amplificadas por transmisión y repetición en un sistema cerrado donde las visiones diferentes o competidoras son censuradas, prohibidas o minoritariamente representadas. En otras palabras, solo suelen rebotar las ideas de una derecha que se moviliza a la velocidad de un clic y que utiliza laboratorios para moverse en la Internet profunda y actuar sobre las emociones y los intereses de millones de personas.

    Esta situación se quebró en estos días. La derecha ha movilizado a sus actores, pero no han logrado convencer a los que están fuera de sus burbujas. El territorio mental ya no parece ser una posesión exclusiva de los grandes conglomerados mediáticos y sus abrumadores ecos digitales, subordinados a operaciones militares que nos han metido de cabeza en una guerra de nuevo tipo. Ya en 1970, McLuhan escribió, en La cultura es nuestro negocio, «la Tercera Guerra Mundial es una guerra de guerrillas de información sin división entre la participación militar y civil».

    La escasa transparencia entre lo militar y lo civil, y la permeabilidad de la frontera digital, que hasta ahora habían favorecido a la oposición, ha terminado inclinando la balanza a favor del chavismo con una mejor concertación de los esfuerzos de cientos de medios digitales alternativos y usuarios comunes de las redes que han replicado abrumadoramente las denuncias de la operación mediática dirigida desde Cúcuta.

    El chavismo presentó una propuesta más racional y moralmente consistente, que le permitió halar a segmentos críticos de sus propias fuerzas, a la mayoría de los indecisos e incluso a sectores moderados de la oposición hartos de la violencia, y que por primera vez sale de la frontera nacional y planta cara a los laboratorios internacionales que se han movilizado en esta guerra informativa.

    Para corroborar esta hipótesis hicimos mediciones de dos etiquetas distantes entre sí en el espectro político, utilizando Socialberaring, a una misma hora del 24 de febrero de 2019, a las 10:00 am. Esta herramienta analiza el impacto de un hashtag en Twitter según el periodo de tiempo que la herramienta determina y calcula el alcance, las impresiones, el total de RTs y favoritos, y muestra los 100 últimos publicados. Los tuits relacionados pueden filtrarse por idioma, tipo de contenido y geolocalización

    La etiqueta #IntervencionMilitarYa, el 24 de febrero, revelaba que la mayor cantidad de usuarios provinieron de Brasil, y que los de Estados Unidos y Colombia, sumados, duplicaban a los que tuitearon desde Venezuela.

    El 74 por ciento de los mensajes compartidos con la etiqueta #IntervencionMilitarYa se produjeron desde los móviles, con lo cual se verificó, una vez más, la preeminencia de estos terminales en los escenarios de confrontación informativa.

    Al mismo tiempo, analicé la etiqueta #ManosFueraDeVenezuela. Como se puede apreciar, se replicó en una mayor cantidad de países, y ampliamente los mensajes en varios países de la región superaron los emitidos por el chavismo desde Venezuela. Desde hace varios años he seguido de cerca las campañas en redes sociales contra Venezuela, y no había observado algo similar:

    El chavismo y las fuerzas progresistas en la región, con el acompañamiento de voces en Estados Unidos, se movilizaron en las redes para romper el cerco mediático. Salieron del esquema de la gacetilla de prensa y de la comunicación unidireccional, al cuerpo a cuerpo en la disputa de sentido, con el acompañamiento de algunas figuras de primera línea (influenciadores), que encabezaron las tendencias revolucionarias y utilizaron las redes, en particular Twitter, en la plenitud de su potencial. Respondieron consultas, interactuaron con las audiencias, replicaron orgánicamente con creatividad y humor los desmentidos a las operaciones de propaganda de la oposición y de los voceros de Estados Unidos, y desafiaron de tal manera los puntos de vista de la sala situacional de Cúcuta, que hicieron cometer graves errores al enemigo, como esos tweets emocionales de Marco Rubio llamando al magnicidio de Maduro.

    Es evidente que se produjo una «escucha activa» en el progresismo, es decir, la atención a las demandas de otros usuarios, a la vez que se identificaban tendencias y puntos de interés de la audiencia, lo cual ha facilitado un ámbito de interacción horizontal que disparó la información y los argumentos de las fuerzas progresistas fuera de la zona de confort que integra su propia militancia.

    Aunque como dije al principio se requieren de otras mediciones, se puede adelantar con los datos que tenemos delante que el #23F opositor no solo fue una soberana derrota política para la derecha comandada en Cúcuta por Marco Rubio, sino la primera gran evidencia de que la izquierda en el continente aprende a defenderse en la redes y hacerle frente a la guerra de nueva generación a escala regional.


    Este artículo fue publicado originalmente en Medium, el 25 de febrero de 2019.

    Rosa Miriam Elizalde

    http://misionverdad.com/opini%C3%B3n/apuntes-preliminares-sobre-la-guerra-en-las-redes-contra-venezuela

  • ¿INICIO DE UN BLOQUEO NAVAL? EEUU EMITE SANCIONES CONTRA GOBERNADORES VENEZOLANOS

    La presión estadounidense sigue contra Venezuela, ahora con nuevas sanciones del Departamento del Tesoro a cuatros gobernadores chavistas: Omar Prieto (Zulia), Ramón Carrizalez (Apure), Jorge García Carneiro (Vargas) y Rafael Lacava (Carabobo).

    En la nota de prensa del gobierno estadounidense dice: «El Tesoro apunta a cuatro gobernadores alineados al ex presidente Maduro por interponerse en el camino de la necesitada asistencia humanitaria y prologar el sufrimiento del pueblo venezolano».

    Sin embargo, es la Casa Blanca a través de operadores venezolanos y colombianos los que han provocado factores de guerra frontal en las fronteras con Venezuela, al mismo tiempo que mantiene un bloqueo financiero, hoy reforzado con las nuevas sanciones.

    El dato estratégico de éstas es que los cuatro son gobernadores que gestionan puertos marítimos fronterizos (Zulia, Vargas, Carabobo) y rutas de comercio hacia el sur de Latinoamérica (Apure), lo que sugiere que cualquier documento que firme alguno de estos individuos queda sin efecto ante el sistema finaciero occidental.

    De esta forma, se dan los primeros pasos de un bloqueo naval de Estados Unidos contra Venezuela sin necesidad de estacionar buques de guerra en las aguas del Caribe.

    http://misionverdad.com/tendencias/inicio-de-un-bloqueo-naval-eeuu-emite-sanciones-contra-gobernadores-venezolanos

  • En claves: Conozca el objetivo de la Asamblea Internacional de los Pueblos

    En búsqueda de construir una plataforma de articulación entre movimientos sociales y populares, desde el 24 y el 27 de febrero se celebra la primera edición de la Asamblea Internacional de los Pueblos (AIP), instancia que congrega a 400 delegados extranjeros con la intención de profundizar los lazos de unidad y solidaridad ante la arremetida del imperialismo.

    Con los espacios del Hotel Alba Caracas y el Teatro Teresa Carreño (TTC), ubicados en la avenida México, en Caracas, sirviendo de escenario, representantes de 85 países del mundo orientarán su labor hacia la consolidación de una red global que fortalezca las luchas a escala nacional e internacional, fomentando el debate en nueve áreas temáticas.

    En paralelo, la AIP apostará por la edificación de una alternativa comunal y socialista a las batallas contra el imperialismo, capitalismo, patriarcado, colonialismo, latifundio, racismo, intolerancia religiosa, guerras y represión.

    A continuación, se presentan detalles correspondientes a la celebración de la AIP:

    – Venezuela resultó elegida como sede de la primera edición de la AIP al erigirse como «un símbolo de resistencia antiimperialista» ante los ataques de potencias extranjeras.

    – En la AIP la discusión abordará la necesidad de profundizar la solidaridad internacional con la Revolución Bolivariana, al tiempo que denunciará las pretensiones de intervención militar que mantiene el gobierno de Estados Unidos (EEUU) sobre Venezuela.

    – Delegados internacionales sumarán esfuerzos en la construcción de una red global para la reflexión de ejes temáticos relacionados con la lucha antiimperialista, anticolonial y por la soberanía popular; defensa de los recursos naturales, democracia popular; empleo con derechos y salarios dignos, así como derechos sociales y derechos humanos.

    De igual modo, debatirán sobre los migrantes, refugiados y reparación de las comunidades indígenas y afrodescendientes; solidaridad internacionalista permanente y la lucha feminista y LGTB.

    – En el contexto de la AIP, representantes internacionales tendrán la oportunidad de participar en jornadas de intercambio de experiencia con el poder popular organizado, acción que les permitirá conocer los alcances de la Revolución Bolivariana.

    Como antesala a la AIP, la Brigada Internacionalista «Che Guevara», integrada por 180 delegados nacionales y extranjeros, recorrió el territorio nacional a fin de constatar la realidad del pueblo y exponer la verdad en espacios de debate a escala mundial.

    Caracas, 25 Feb. AVN

  • Diosdado Cabello: «Fuerza Armada Nacional Bolivariana y el Pueblo en Unión Cívico-Militar le propinaron una derrota al imperialismo»

    pueblo y fanb

    «El 23 de febrero la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y el pueblo en unión cívico-militar le propinaron una derrota al imperialismo«, así lo afirmó este lunes el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello.

    En una multitudinaria concentración en Trujillo, destacó el trabajo que realizó el cuerpo castrense en la protección de la frontera venezolana ante los planes de la derecha nacional con apoyo internacional de ingresar la supuesta «ayuda humanitaria» de manera ilegal con el fin de promover una intervención en el país.

    Agregó que la Fanb «está llena de hombres y mujeres revolucionarios, zamoristas, antiimperialistas y profundamente chavistas. De los cuarteles salió la frase ¡Leales siempre, traidores nunca!».

    Destacó que los revolucionarios «Nos inspiramos en nuestros mártires, heroínas, pueblos indígenas y en el amor por esta Patria para seguir luchando, venciendo y resistiendo».

    Manifestó que los revolucionarios están unidos dándole lecciones de dignidad al imperialismo.

    «Llegó el día 23 y ellos (la derecha) decidieron que vendrían por las buenas con el sí o sí, ese día cae la dictadura, qué dictadura Dios mío. Se les acabó el tic tac porque era para ellos. De tic tac pasaremos a tun tun», manifestó.

  • Paramilitares colombianos atacaron destacamento de la GNB en Ureña

    En horas de la madrugada del pasado domingo, grupos irregulares, procedentes de Colombia, atacaron el Destacamento 212 «La Mulata» de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ubicado en la localidad de Ureña, en el estado Táchira.

    «Estos grupos irregulares, paracos, vinieron a atentar contra la soberanía y contra estos aguerridos soldados. En una proporción de cuatro a uno, en un ataque despiadado. La canalla está desatada, pero como aquí hay dignidad, coraje y valentía no fue posible para ellos», precisó el comandante general del Ejército Bolivariano, Jesús Suárez Chourio, en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter.

    En el ataque habrían participado cerca de 60 paramilitares, quienes instaron a los 33 soldados que se encontraban en el lugar «rendirse, entregar sus armas, negociar y no perder su vida por el gobierno de Nicolás Maduro», de acuerdo con un reporte realizado por la periodista de Telesur, Madelein García.

    «Nosotros pensamos en resistir, por lo menos yo no me quería rendir. Yo quería seguir luchando, rendirnos era la muerte», apuntó uno de los efectivos acantonados en el Destacamento 212 «La Mulata».

    La maniobra violenta, que se extendió durante una hora, contempló el lanzamiento de dos granadas hacia el puesto de comando, acción que ocasionó heridas a uno de los integrantes del grupo paramilitar, agregó la periodista García en su cuenta de Twitter.

    A raíz del ataque al Destacamento 212 «La Mulata», el comandante general del Ejército Bolivariano extendió sus felicitaciones a las tropas de la GNB por la «acción heroica de combate», así como por el compromiso demostrado en la defensa de la soberanía nacional.

    «Los felicito y les agradezco que hayan defendido la Patria con la valentía y el honor que le corresponde a un soldado de Bolívar, de Chávez, de Zamora», destacó Suárez Chourio.

    Caracas, 25 Feb. AVN

  • LA VERDAD DE LA “AYUDA HUMANITARIA”

    Desde el inicio de la Revolución Bolivariana, el gobierno estadunidense tras bastidores ha llevado a cabo una política hostil con la finalidad de destruir el proceso iniciado por el comandante Hugo Chávez. Hoy, ante la imposibilidad de lograr su cometido, a través de sus lacayos internos, la Casa Blanca decide asumir directamente las acciones de arremetida y llaman abiertamente al derrocamiento del Gobierno legítimo del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

    Sus falsos argumentos en la actualidad, después de haber intentado posicionar durante largo tiempo al gobierno revolucionario como cabeza de un Estado forajido se basa, en primer término, en la supuesta ilegitimidad de la presidencia de Nicolás Maduro, quien fue electo el pasado 20 de mayo en elecciones libres y transparentes, llevadas adelante por el mismo CNE que desarrolló las elecciones parlamentarias del 2015 (en las cuales la oposición obtuvo mayoría) y; en segundo lugar, la denominada “ayuda humanitaria¨.

    En relación a esta falacia de la “ayuda humanitaria” queremos hacer algunas consideraciones que ponen en evidencia la verdadera intención de este tipo de operación que realiza el gobierno de EEUU.
    Las ayudas humanitarias promovidas por los gobiernos imperiales han sido una estrategia para apoderarse de las riquezas naturales o salir de gobiernos no dóciles a sus intereses, tal como lo demuestra, lo sucedido por ejemplo en Irak, Libia, Nicaragua, Yugoslavia. Estas operaciones humanitarias se convirtieron en el preámbulo a una intervención militar directa e indirecta.

    En el caso venezolano, la libre autodeterminación en los asuntos nacionales y básicamente la política soberana petrolera implementada por el comandante Hugo Chávez y seguida por el presidente Nicolás Maduro, provocó la rabia de las transnacionales petroleras que son las que realmente deciden la política interna y externa en EEUU, conjuntamente con los grupos del sector financiero, de la industria militar y comunicacional.

    El haberle quitado a estas transnacionales el acceso a la principal reserva de petróleo del mundo, con un pago de una regalía del 1 %, un impuesto que no superaba el 35 %, y la extracción importante de petróleo bajo la figura de bitumen que les reportaba una ganancia excesiva, fue el verdadero detonante para el diseño constante de distintas acciones efectuadas por las administraciones de Bush, Obama y Trump, para deponer al gobierno revolucionario.

    En la actualidad se inventan la denominada “ayuda humanitaria”, luego del decreto de Obama que nos declara como amenaza inusual y la consumación de las sanciones inmorales impuestas por Donald Trump, donde hace visible el bloque financiero y comercial que venían desarrollando solapadamente desde la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia en el año 2013.
    No podía ser más descarada e hipócrita esta supuesta “ayuda humanitaria”, promocionada por quienes han ejecutado un aislamiento financiero, bloqueado las cuentas públicas nacionales en el extranjero, limitado la venta de alimentos y medicinas, estrangulado el aparato productivo y pretenden robarnos la Citgo, entre otras.

    Después de todo este ataque, el gobierno imperial quiere presentarse como una especie de salvador, con su operación humanitaria que serviría realmente como punta de lanza para una invasión militar foránea acompañada, lamentablemente, de la promoción de conflictos internos que pudiesen llevar a una violencia generalizada. Su objetivo real no es ayudar, sino apropiarse del petróleo y de la riqueza mineral que está en el subsuelo.

    Si realmente Donal Trump quisiera ayudar al pueblo venezolano lo que tiene que hacer simplemente es derogar las sanciones impuestas y permitir que los países tengan una relación comercial fluida, sin amenazas, ni presiones, con el Gobierno Nacional.
    En esta agresión sistemática contra el pueblo venezolano, un aparte merece considerar, la actitud y posición entreguista de un sector de la oposición interna, que se ha subyugado a las instrucciones emitidas por el gobierno de EEUU.
    La alharaca de la “ayuda humanitaria”, no es más que una excusa para montar un show publicitario que genere noticia para sensibilizar la opinión internacional y de estar manera poner en funcionamiento la fase militar. Para confirmar tal aseveración, cómo se puede entender que nos retienen 20 mil millones de dólares y enviarán “ayuda humanitaria”, según ellos, por 20 millones de dólares.

    Ante tales hechos, reiteramos el llamado a la paz nacional, la cual podemos garantizarla con la conducción y liderazgo del Presidente Nicolás Maduro, a la par de una FANB patriota y cohesionada, conjuntamente con un pueblo en movilización consciente y permanente.

  • LA RAZÓN, SOLIDARIDAD Y VALENTÍA VENCERÁN LAS ARMAS DEL IMPERIALISMO

    1 (1)

    El escenario por el cual atraviesa Venezuela debe analizarse desde una perspectiva geopolítica diseñada y promovida por el gobierno de EEUU, con la finalidad de apropiarse de nuestras  riquezas petroleras y minerales, tal como ha quedado demostrado con la confiscación que intentan hacer de Citgo y Pdvsa.

    Para alcanzar estos objetivos, han desarrollado una guerra no convencional con distintas dimensiones, que engloba lo mediático, psicológico, político, internacional y económico.  En los últimos días, esta guerra se ha profundizado y diversificado, con la incorporación de los gobiernos satélites de EEUU en la región y algunos países falderos de Europa, quienes actúan como una especie de cartel criminal para validar la agresión a la Patria de Bolívar en nombre de una supuesta  “libertad y democracia” que, por cierto, ellos no practican.

    Intentando vulnerar el principio de la libre autodeterminación de los pueblos, desconocen la voluntad del electorado que el pasado 20 de mayo eligió a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y en su lugar reconocen a un usurpador que se autoproclama en una plaza.

    La política guerrerista de Washington hacia Caracas, se ha caracterizado por una guerra económica, conjuntamente con una campaña de psicoterror basada en noticias falsas en la cual esgrimen constantemente frases como “todas las opciones están sobre la mesa”, peor aún, “no se descarta el envío de tropas a Venezuela”.

    Esta situación, entre otros, busca neurotizar la población; además,  certifica el talante antidemocrático, agresivo, violento y contrario al derecho internacional del gobierno yanke. «La política y el crimen son lo mismo», dijo uno de los personajes del premiado largometraje de El Padrino y esta parece ser la filosofía de Trump con su petulante y amenazante proceder, ajeno a las normas diplomáticas, que lo posiciona como un capo de la mafia, que hace lo que quiere, con quien quiere y a quien hay que rendirle pleitesías. Lo único que no habían considerado los halcones del pentágono, era la gallardía y valentía de los hijos e hijas de Bolívar y Chávez

    Ahora, apelan al show de la ayuda humanitaria para ensayar la intervención militar. Que ayuda se puede esperar de los que han bloqueado las cuentas financieras de la República, de los que limitan la venta de alimentos y medicinas al gobierno venezolano; su mejor ayuda, en caso tal, sería levantar las sanciones económicas inmorales que han implementado.

    La acción belicistas, lamentablemente acompañada por sectores de la derecha interna agrupada principalmente en la nefasta Asamblea Nacional,  pretenden dar, según ellos,  una lección ejemplarizante a aquellos países que deciden trazar su propio destino, además, de cortar el avance comercial de China y Rusia con América Latina.

    El poderío militar, económico y la arrogancia imperial, ha chocado con la dignidad de los pueblos libres y respetuosos de la soberanía; a tal punto, que no solo la mayoría de los gobiernos del mundo reconocen al Presidente Nicolás Maduro, sino, que hemos podido apreciar  las inmensas muestras de solidaridad en distintas latitudes por parte de movimientos sociales hacia la Revolución Bolivariana. El desconocimiento impulsado con sus vasallos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y en la Organización de Estados Americanos (OEA) ha sido derrotado por ahora.

    La solidaridad internacional conjuntamente con la sabia conducción del Presidente y de  las fuerzas revolucionarias, a la par de la movilización popular, han frenado el golpe de estado, pero no podemos descuidarnos, recordemos que estamos siendo agredidos por potencias neocoloniales que pretenden reinstaurar viejos modelos de dominación que les permita surtirse de la materia prima existente en nuestra región.

    Ante tales hechos, debemos estar atentos y cumplir las orientaciones del Presidente Maduro, fortalecer los niveles de organización, coordinación y movilización permanente que nos permita seguir batallando y, también, seguir venciendo.

     

    @RamonLoboMoreno

  • Lobo: Economía productiva avanza por encima de los planes macabros de la oligarquía

    El vicepresidente Sectorial de Economía, Ramón Lobo, destacó este miércoles el compromiso que lleva a cabo el Gobierno Bolivariano enrumbado en establecer el reordenamiento económico en el país por encima de “los planes macabros de la oligarquía nacional e internacional”.

    Sostuvo, a través de su cuenta en la red social Twitter @RamonLoboPSUV, que desde la revolución que lleva adelante el presidente Nicolás Maduro permanecerá el ímpetu para lograr la transformación necesaria, que es otorgar el poder al pueblo.

    “#EconomiaProductiva Continuamos batallando con pasos firmes en contra del modelo capitalista de siempre. ¡Se impomdrá el Socialismo!”, publicó.

    Finalmente, reiteró las acciones económicas emprendidas por el Ejecutivo a fin de incentivar la producción nacional para vencer la guerra económica impuesta por la derecha.