Artículos

19.Jun.2021 / 08:26 am / Haga un comentario

Las potencias de Occidente agrupadas en el denominado G7 -Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Canadá y Japón-, se reunieron en Reino Unido con la excusa del cambio climático, la lucha contra la pandemia del Covid19 y la “protección” de la democracia en países que no le son dóciles a sus intereses. Su objetivo real, fue el reacomodo de sus  fuerzas y el papel a jugar a lo interno por cada una, con la intención de validar y/o establecer las pautas que les permitan mantener el control del sistema económico mundial  y enfrentar la influencia de China y Rusia en la construcción de un mundo multipolar. En esta cumbre, se cristalizo el retorno de los Estados Unidos, ausente desde el año 2017; y contó, adicionalmente con la participación en calidad de invitados de: India, Australia, Sudáfrica y Corea del Sur.

Como es tradicional, el doble discurso se hace presente. Acordaron, nuevamente, en el “documento final” fortalecer acciones para cumplir con el objetivo central del Acuerdo de París[1]. Asimismo, quienes han monopolizado la adquisición de vacunas y limitado el acceso al resto del planeta, como por ejemplo a Venezuela, a quien, producto de las Medidas Coercitivas Unilaterales (MCU) que apoya el G7, se le han congelado los recursos para adquirir las mismas a través del mecanismo COVAX que lleva adelante, entre otros, la Organización Mundial de la Salud. Estos países, hoy día, manifiestan haber aprobado recursos para donar o financiar  1.000 millones de vacunas a países de bajos y medianos ingresos.

A fin de contrarrestar el avance de China, se aprobó un proyecto global de infraestructuras denominado, Build back better for the world -reconstruir mejor para el mundo-, con la finalidad de “atender”, las necesidades de infraestructuras existentes en los países en vías de desarrollo, de acuerdo a su definición. En realidad es una repuesta, a la propuesta China con el nombre, One Belt, One Road -una ruta, un cinturón-, que busca emular la antigua Ruta de la Seda, adaptada a los tiempos actuales, mediante la modernización de infraestructuras y telecomunicaciones para mejorar la conectividad entre Asia y Europa. Como elemento recurrente, le solicitan a China, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como cuestionan sus prácticas “anticompetitivas” que vulneran, según ellos, el funcionamiento de la economía mundial. ¿Qué tal?

Quienes imponen y apoyan las  MCU, además de inmiscuirse en los asuntos internos de otros países y promover invasiones y ataques, como los perpetrados contra Palestina, Siria, Irak, Libia, entre otras; le lanzan una advertencia a Rusia en los siguientes términos:   “detenga su comportamiento desestabilizador y actividades malignas, incluida su interferencia en los sistemas democráticos de otros países y para cumplir con sus obligaciones y compromisos internacionales en materia de derechos humanos”.

Con las falacias señaladas, los países ricos integrantes del G7 insisten con sus continuas estrategias a fin de garantizar su supremacía y su visión unipolar; nos corresponde desde nuestra América, retomar los esquemas de unión e integración de la primera década del presente siglo, en articulación con otras naciones como China, Rusia, Iran y Turquía que luchan contra la hegemonía imperial; y trazar conjuntamente una alianza multilateral.

www.ramonlobo.psuv.org.ve  / @LoboMRamon  /  IG: @RamonLoboMoreno

[1] Reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura mundial en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados. Recuperado el 16 de junio de 2021 de: https://unfccc.int/es/process-and-meetings/the-paris-agreement/que-es-el-acuerdo-de-paris

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.