Artículos

28.Mar.2021 / 05:10 pm / Haga un comentario

El petróleo se convirtió desde el primer tercio del siglo XX en la principal actividad exportadora nacional, a partir de ese instante, no solo la dinámica de la economía local paso a depender exclusivamente de este rubro; también, el devenir político y social se ve influenciado por esta variable. Recordemos, por ejemplo, que el gobierno de Isaías Medina fue derrocado por fijar una posición nacionalista en torno al manejo y administración de los hidrocarburos. En este orden,  el comandante Chávez retoma este enfoque, situación que provoca los ataques sistemáticos al pueblo venezolano como consecuencia de implementar una política petrolera que responda a los intereses locales.

En el año 2001, el presidente Hugo Chávez mediante el poder habilitante otorgado por la Asamblea Nacional dictó 49 decretos con rango, valor y fuerza de ley, donde resalta la Ley Orgánica de Hidrocarburos, que incrementa la alícuota del impuesto sobre la renta al 50 % y la regalía al 30 %; así mismo, estableció la participación mayoritaria del Estado en las sociedades mixtas petroleras. Básicamente, esta Ley conjuntamente con la Ley de Pesca y Recursos Acuíferos y la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, condujo a los terratenientes, a empresarios mayoritariamente asociados a la actividad petrolera y a la “Coordinadora Democrática” al golpe de estado de abril de 2002. Restablecido en el poder por un pueblo movilizado, el presidente Hugo Chávez, convoca a un dialogo nacional que es respondido en diciembre de ese año con el paro petrolero impulsado por la denominada “meritocracia petrolera”.

El 1 de mayo de 2007 se pone en vigencia el Decreto de Ley N° 5.200 sobre la “Migración a Empresas Mixtas de los Convenios de Asociación de la Faja Petrolífera del Orinoco, así como de los Convenios de Exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas (CERGC)”. Este decreto ordena, que las asociaciones existentes entre filiales de PDVSA y el sector privado nacional e internacional que operan en la Faja Petrolífera del Orinoco y los CERGC, deben adaptarse al marco legal previsto en la Ley Orgánica de Hidrocarburos; por consiguiente en los casos que correspondan, tienen que convertirse en empresas mixtas. Asimismo, se abate el concepto del bitumen con el cual se vendía el hidrocarburo a precios de carbón y se logra mediante el Proyecto Magna Reserva, la certificación como reservas de 296.500 millones de barriles con un factor de recuperación del 20%.

Los acuerdos de entendimiento con PDVSA para el proceso de las asociaciones mixtas son aceptados por la mayoría de las empresas que vienen operando, a excepción de Conoco Phillips y ExxonMobil, quienes inician proceso de arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial. Este arbitraje en la actualidad ha generado decisiones que posibilitan -con la confabulación de Guaido y su combo-, el robo de Citgo. Además, las empresas en cuestión -integrantes del establishment estadounidense-, han sido punta de lanza en la embestida internacional en contra de la industria petrolera nacional.

En entregas posteriores evaluaremos la agresión continua durante el período del presidente Nicolás Maduro en contra de PDVSA, las alternativas y las perspectivas que se avizoran con Joe Biden.

www.ramonlobo.psuv.org.ve  / @LoboMRamon / @RamonLoboMoreno

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.