Artículos

25.Sep.2020 / 05:13 am / Haga un comentario

A menos de dos meses de efectuarse las elecciones presidenciales en los Estados Unidos (EE.UU.), el gobierno de Donald Trump en su desespero por ganarse la simpatía de los sectores ultraderechista implementa nuevas sanciones contra Cuba, Irán, Siria, Nicaragua y Venezuela. En el plano local, adicionalmente envía de gira a su secretario de Estado, Mike Pompeo, a los países vecinos –Surinan, Guyana, Brasil y Colombia- para enfocar la fase final de su campaña electoral, desde la región mediante la amenaza y amedrentamiento  al pueblo venezolano con el objetivo de asegurar el voto inmigrante recalcitrante, principalmente en los estados de Florida, California y Texas.

Bajo la falacia de la seguridad hemisférica, el gobierno de EE.UU. insiste a través de sus países satélites en la fallida política de presión, aislamiento e imposición de  medidas coercitivas unilaterales que afecta el desenvolvimiento de la economía nacional, así como agrega obstáculos en la lucha contra la pandemia del Covid19. La desfachatez estadounidense no tiene límites, ante una situación de calamidad internacional, en vez de colocar el interés humanitario como línea central de su política exterior, prefiere acentuar su conducta guerrerista.

Lo lamentable de este hecho,  es que algunos sectores de la oposición venezolana, continúen prestándose para esta agresión que afecta a todos y todas las venezolanas por igual. Está plenamente demostrado, como se ha denunciado continuamente, que las denominadas sanciones que se le imputan a determinados funcionarios de la administración pública es un manto que oculta a los verdaderos afectados: la población venezolana. El sector opositor en el extranjero, que vive de las comisiones por la entrega de los bienes públicos y de las donaciones que reciben para arremeter en contra de sus coterráneos, prefieren el actual estado de las cosas, pues el mismo, le otorga mayores beneficios financieros; es así como, vemos los llamados incesantes a no participar en el proceso electoral del próximo 06 de diciembre. Nos preguntamos, ¿y si las elecciones no son el escenario para dirimir nuestras diferencias, cuáles son?, la repuesta parece obvia: profundización del bloqueo económico, violencia e intervención militar extranjera.

El gobierno de EE.UU. esta consciente que, el funcionamiento adecuado del aparato productivo interno, consolidaría la revolución bolivariana, por tal motivo, persisten en el esquema de intromisión, con el objetivo de evitar la recuperación económica, razón por la cual, siguen propiciando sanciones con sus fines electorales y para intentar mantener una posición de angustia, inseguridad e inacción de los agentes económicos, lo cual disminuye  la oferta de bienes y servicios tendientes a satisfacer la demanda local en cantidad y precios justos. En este orden, el fortalecimiento de las relaciones que lleva adelante exitosamente el gobierno nacional con aliados ubicados en los países euroasiático es fundamental en la lucha para superar el bloque económico, de ahí, la insistencia estadounidenses para aislarnos del escenario internacional.

@RamonLoboMPSUV RamonLobo@mastodon.social

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.