Artículos

5.Ago.2020 / 05:14 pm / Haga un comentario

Debido a la influencia que ejerce Estados Unidos (EEUU) sobre el conglomerado que maneja la  SWIFT (Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales), otras opciones vienen construyéndose con el objetivo de garantizar un Sistema de Pago Internacional que garantice la fluidez de un comercio libre entre las naciones, no sometido a las sanciones extraterritoriales y chantajes impuesto por EEUU en la defensa de sus intereses económicos y políticos.

En este orden, China y Rusia han venido diseñando, conjuntamente con la adopción de las monedas nacionales para su intercambio económico, sus propios sistemas de pagos bancarios con miras a convertirlos en plataformas tecnológicas sobre las cuales se puedan efectuar transacciones externas de forma segura. Es así como, el Banco de Rusia desarrolla a partir de 2014 el Sistema de Transferencia de Mensajes Financieros (SFPS), que a la fecha ha logrado afiliar a más de 550 bancos rusos y ha manifestado la intención de utilizar el Blockchain. Por otro lado, el Banco Popular de China comenzó en 2015 el desarrollo del Sistema de Pagos Internacionales de China (CIPS), con el objetivo de fortalecer el comercio, la inversión y la financiación; mediante la compensación, liquidación de pagos y transferencia de recursos en yuanes.

En la actualidad, el CIPS tiene una cobertura en 85 países, con una autonomía parcial debido al memorándum de entendimiento que firmo con la SWIFT en 2016; lo cual, no imposibilita que en un tiempo futuro funcione de manera independiente. Es importante indicar, que estos sistemas se enfocaron inicialmente en el mercado local, para luego dar paso al proceso de promoción e incorporación de instituciones financieras de todo el mundo; situación que los ha llevado a evaluar la cooperación y complementación  a fin de ofrecer una alternativa real – con la cual, Irán, India, Cuba y Venezuela han mostrado su interés de participar- a la posición dominante que mantiene la SWIFT.

A pesar de la posición entreguista a los designios de EEUU, la Unión Europea implemento el Código Internacional de Cuenta Bancaria (IBAN) para las transacciones que se efectúen en la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) que comprende a los países de la Unión Europea más Reino Unido, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino y Suiza. El IBAN para operar fuera de este espacio requiere de un código adicional que se llama BIC, el cual sirve para identificar al banco destino de una transferencia y, es controlado por la SWIFT.

Hasta ahora las alternativas  señaladas,  a excepción del SFPS, presentan niveles de dependencia con la SWIFT, razón por la cual resulta perentorio,  aumentar el número de afiliados y fortalecer la tecnología empleada. A pesar de estas consideraciones, estos sistemas en un mediano plazo pueden posesionarse, apuntalados por el  potencial de las economías China y Rusa; y por las perspectivas de incrementar sustancialmente el comercio entre Europa y Asia, como consecuencia del desarrollo del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda, que motivaría a las instituciones financieras con sede en la región euroasiática a integrarse al SFPS o al CIPS.

@RamonLoboPSUV / RamonLobo@mastodon.social

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.