Artículos

2.Jul.2020 / 08:19 pm / Haga un comentario

En las entregas anteriores hemos destacado al ALBA-TCP como un modelo de integración desarrollado bajo el pensamiento bolivariano para abordar nuevos tiempos y realidades mediante innovadores mecanismos; tal es el caso, del Acuerdo de Cooperación Energética solidaria conocido como Petrocaribe,  el cual arriba a los 15 años de su fundación con la visión de enfrentar las desigualdades presentes para  el acceso a los recursos energéticos a través del intercambio novedoso, justo y equitativo entre los países integrantes pertenecientes a la región del Caribe, Centroamérica y Suramérica.

Por otro lado, en enero del año 2008 se firma  el Acta Fundacional del Banco del Alba, con el objetivo de construir una plataforma financiera que impulse el desarrollo económico y social en el área de influencia. Ésta vendría a complementarse con el  Sistema  Unitario  de  Compensación  Regional  de  Pagos (SUCRE) creada en el año 2010, para procesar los pagos internacionales entre los miembros del Consejo Monetario Regional del SUCRE.

Este mecanismo rompería la dependencia de la divisa estadounidense, mediante una moneda virtual denominada SUCRE, que funge como unidad de cuenta entre los bancos centrales y las instituciones financieras para transar las operaciones comerciales de exportación e importación de bienes y/o servicios efectuada por los distintos agentes económicos integrantes del sistema. La liquidación interna se realiza en moneda local.

El virtuoso triángulo energético, financiero y comercial, promovido desde el ALBA-TCP -al cual le agregamos el PETRO-, representa una alternativa al esquema de dominación impuesto desde los centros hegemónicos, razón por la cual ha sido atacado constantemente por el gobierno de los EEUU, bien sea como bloque o a través de la desestabilización de sus gobiernos progresistas.

La pandemia del Covid-19 que ha afectado la existencia de la humanidad, nos convoca a construir un nuevo orden económico, por tal motivo, es necesario consolidar las propuestas de índole multilateral-reciproca a fin de potenciar y aprovechar las fortalezas y ventajas competitivas y comparativas de cada nación, a la vez de enfrentar conjuntamente las amenazas y debilidades.

En este sentido, la Alianza Bolivariana ha decidido reimpulsar estos instrumentos, que se han visto perjudicado en los últimos años por la agresión imperial, así como,  proponer para  el debate lo planteado por Venezuela -en la reunión del XX Consejo Político y X Consejo de Complementación Económica-, de crear un Fondo Humanitario Internacional que permita aliviar y mitigar los efectos sociales y económicos negativos que puedan derivarse de una eventualidad natural o ambiental.

 

@RamonLoboPSUV / RamonLobo@mastodon.social

 

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.