Artículos

21.May.2020 / 04:56 pm / Haga un comentario

En esta entrega abordaremos el funcionamiento del mercado de moneda extranjera sobre la base del Convenio Cambiario No. 1 -publicado en Gaceta Oficial Extraordinaria No. 6.405 del 07 de septiembre del año 2018-, aprobado de manera conjunta entre el MPP de Economía y Finanzas y el Banco Central de Venezuela (BCV). El mismo establece las condiciones para garantizar la libre convertibilidad de la moneda extranjera en todo el territorio nacional a fin de propiciar mejores condiciones para el desarrollo de la economía tomando en consideración la agresión multifactorial.

El sistema funciona básicamente bajo un mecanismo de mesas de cambio que lleva adelante cada operador cambiario autorizado (OCA) donde cruzan las cotizaciones de oferta y demanda de moneda extranjera de los clientes naturales y jurídicos sin restricción alguna, generando una tasa de cambio mediante la interacción libre de los actores participantes. Al final de la jornada, cada OCA le remite el resultado de las operaciones pactados al BCV para que el mismo realice el cálculo de la tasa de cambio ponderada global, la cual es publicada en el portal www.bcv.org.ve. Ésta tasa oficial debe ser tomada en cuenta para cualquier proceso interno que involucre la utilización de moneda extranjera, bien sea, Euros, Yuanes, Dólares, Lira Turca, Rublos u otra. Por otra parte, el BCV puede intervenir con operaciones en  efectivo cuando lo considere pertinente a través de los OCA.

El sistema cambiario se ha venido ajustando a las nuevas condiciones producidas por el bloqueo, buscando entre otros, una mayor oferta de divisas  del sector privado que cubra buena parte de la demanda existente, a su vez, que le permita a los oferentes hacerse de  la moneda local y  reflejarla transparentemente en la contabilidad.  La operatividad  diseñada en un escenario de relativa normalidad, acabaría con el mercado paralelo o lo que hemos denominado como la Tasa de Cambio Guarimbera (TCG).

¿Por qué no se ha logrado? En primer término, la TCG no responde a una racionalidad económica, sino a una acción de desestabilización, por tal motivo, observamos como las plataformas comunicacionales que están al servicio de esta guerra, continúan publicando tasas irreales o guarimberas, las cuales lamentablemente siguen siendo referencia para los que tienen disponibilidad de divisas. Si fuese un caso puramente económico y quisiéramos incorporar variables de este tipo en la evaluación, jugaría un papel importante el cierre de corresponsalías que sufrimos y la oferta no adecuada de divisas en el mercado oficial.

Las instancias gubernamentales han venido tomando medidas para derrotar la TCG, sobre lo cual, volvemos a destacar que no es un asunto de teoría económica y por lo tanto, no podemos enfocarlo solamente mediante la implementación de una política cambiaria, fiscal, monetaria o de inyección constante de divisas por parte del gobierno; es fundamental entender la condición de guerra de la misma y seguir trabajando para elevar la conciencia patriótica de los actores económicos con la finalidad que procedan de acuerdo a la normativa cambiaria vigente, a la vez de seguir exigiendo el cese del bloqueo ante los organismos internacionales.

 @RamonLoboPSUV / RamonLobo@mastodon.social

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.