Ramón Lobo

Artículos

31.Dic.2019 / 06:59 am / Haga un comentario

El 2019 fue, sin duda, uno de los años más complejos en términos de agresión política, mediática y económica contra el pueblo venezolano por parte del imperialismo norteamericano y la derecha lacaya que hace vida en el país. Sin embargo, este periodo también sirvió a las fuerzas patriotas de la Revolución Bolivariana para dar muestras de su capacidad para innovar en sus métodos de resistencia, resiliencia y superación, así como para dejarle claro al mundo que, a pesar de las dificultades, este pueblo bravío no está dispuesto a rendirse ante poder hegemónico alguno y seguirá venciendo pese a los ataques.

El panorama político de 2019 inició con una Asamblea Nacional en desacato pretendiendo conformar un gobierno paralelo, encabezado por el diputado Juan Guaidó, quien en una acción separada de la constitucionalidad de la República se autoproclamó presidente interino de la nación desde una plaza pública. Aunque tal hecho suene irrisorio, la administración de Donald Trump y varios gobiernos de países satélites, subyugados bajo la bota de la Casa Blanca, se apresuraron a reconocer al ilegítimo, como forma de presionar una salida del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, bajo la constante amenaza de una intervención militar extranjera.

Asimismo, el poder mediático internacional, con ramificaciones en territorio nacional, activó sus baterías de mensajes de manipulación psicológica y noticias falsas (fakenews), a través de medios convencionales y redes sociales, con la intención de exaltar la figura de Guaidó y desacreditar al Gobierno legítimo de Venezuela, en un abierto bombardeo ideológico de guerra de cuarta generación.

En ese contexto de guerra asimétrica, el asedio más macabro contra el pueblo fue el que se llevó a cabo contra el aparato económico de la nación, a través del incremento y agravamiento de las órdenes ejecutivas (mal llamadas sanciones) que se traducen en un bloqueo criminal con el que se busca aislar al Estado venezolano limitando su capacidad para realizar transacciones en los mercados internacionales.

Ante esta complicada perspectiva geopolítica de inicio de 2019, el presidente Nicolás Maduro hizo gala de su talante de estadista para cambiar el panorama y lograr un cierre de año victorioso para el pueblo. Y es que el Jefe del Estado supo guiar a las fuerzas revolucionarias en la firme resistencia, en el desmontaje de las campañas mediáticas de mentira contra la nación, así como para romper paradigmas en materia financiera con mecanismos innovadores que han permitido paliar los efectos devastadores de las agresiones económicas estadounidenses.
*Nos subestimaron*

Nos subestimaron en lo político. Si algo ha caracterizado a las castas opositoras en Venezuela y a sus amos imperiales es la prepotencia, misma que les hizo creer que el conjunto de acciones de calle, autonombramientos, intentos de golpe de Estado y amenazas intervencionistas bastaban para debilitar a las fuerzas patrióticas; sin embargo, estas demostraron su dignidad, unidad y lealtad absoluta a los principios de Bolívar y Chávez. Entretanto, de forma paulatina, pero a ritmo acelerado, mermó el poder de convocatoria de una dirigencia opositora cada vez menos creíble, fracturada y minimizada por su demostrada vinculación con grupos paramilitares, escándalos de corrupción e incumplimiento de promesas vacías.

Subestimaron el poder de la verdad. Hay un refrán que dice que “la mentira tiene patas cortas” y esto no lo tomaron en cuenta los dueños de los oligopolios mediáticos internacionales, los cuales, a pesar de su inmenso poderío comunicacional, no pudieron vencer a la verdad, esa misma que dignamente se defendió a través de la Diplomacia Bolivariana de Paz. Alzamos la voz en todos los espacios, en todos los terrenos y cada vez más personas en el mundo se identifican con la causa justa del Gobierno Bolivariano.

Subestimaron nuestras capacidades. En su basta prepotencia, el imperialismo y sus lacayos siempre han pensado que los chavistas tenemos un bajo cociente intelectual. Craso error, si en algo nos hemos destacado las fuerzas bolivarianas a lo largo de la construcción de nuestra Revolución ha sido en nuestra capacidad de amoldarnos a las situaciones y evolucionar a partir de ellas para superar cualquier dificultad. Ante los incesantes ataques a nuestro aparato económico, el presidente Maduro y su equipo han modificado el andamiaje legal para flexibilizar el mercado interno, dar fluidez y equilibrio al mercado cambiario de divisas y permitir nuevas formas de intercambio para que los venezolanos puedan superar las agresiones contra su bolsillo; asimismo, todo el poder de inventiva e innovación se está aplicando en esquemas como el Petro y las plataformas tecnológicas que lo soportan para favorecer el intercambio internacional. Todas estas acciones, aunadas a los apoyos entregados a través de programas sociales como el Carnet de la Patria y los Clap, han permitido que, a pesar de los ataques, los venezolanos hayan podido disfrutar de unas navidades felices.

A diferencia de ellos, nosotros no los subestimaremos y estaremos en alerta plena ante cualquier acción, porque en el terreno que nos pretendan atacar les plantaremos batalla. Nos menospreciaron en todos los aspectos y les cambiamos el panorama, por eso estoy plenamente convencido de que el próximo año estará cargado de nuevas victorias en lo político, en lo social y en lo económico. En 2019 vencimos y en 2020 seguiremos venciendo!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.