Ramón Lobo

Artículos

¡Buen Día a Todas y Todos los presentes!

Inicialmente contextualizaremos el escenario que nos conduce a tan importante fecha para la historia republicana. En tal sentido, podemos apreciar diversos momentos:

I. A nivel continental, tenemos:

-. La rebelión contra el virreinato de Perú del imperio español en el año 1.780, liderada por Túpac Amarú, quien fue ejecutado y desmembrado una vez derrotada la sublevación.

-. La independencia de Haití del imperio francés en el año 1.804.

II. A nivel local, destacamos:

-. El levantamiento desde el año 1.732 del zambo valenciano Andrés López del Rosario, mejor conocido como Andresote.

-. Las acciones comandadas por Francisco de León en contra de la compañía Guipuzcoana en el año 1.749

-. La rebeldía de los comuneros organizada en La Grita entre los años 1.779 y 1.781

-. La gran rebelión promovida por José Leonardo Chirinos en la ciudad de coro en el año 1.795.

-. La llamada conspiración de Gual y España en 1.797 para declarar la independencia de Venezuela. Esta contó con el apoyo de distintos sectores como, oficiales, artesanos, comerciantes, campesinos, pescadores, entre otros. Este movimiento de carácter republicano e igualitario fue descabezado y una vez descubiertos sus jefes fueron ejecutados.

-. Las expediciones dirigidas por Francisco de Miranda a partir del año 1.806, que aunque fracasan militarmente, durante su desembarco en la Vela de Coro logran izar por primera vez la bandera que más tarde se convertiría en el emblema nacional.

-. La insurrección de los mantuanos caraqueños en el año 1.808

III. Las disputas coloniales

Se caracterizan por las pugnas entre los distintos imperios, británicos, franceses, portugueses y españoles que ocasionaron choques entre ellos, lo cual fue debilitando un imperio en favor de otro; posibilitando favorablemente la lucha independentista americana, al aminorar los mecanismos de dominación política y económica. Tal es el caso, de la invasión Napoleónica a España en 1808, donde se aparta del trono al rey Carlos IV, su sucesor Fernando VII; y se entroniza a José Bonaparte.

Dada estas circunstancias, donde la información confusa que fluía de Europa sobre la situación en España la cual contrasta con la aportada por la Capitanía General, la nobleza caraqueña pide al alcalde José de las Llamozas que convoque al cabildo para discutir los hechos y se tomen las medidas pertinentes.

Esta reunión se convoca para la mañana del 19 de abril de 1.810, jueves santo, en la sede del cabildo. Este hecho fue aprovechado por los partidarios de la causa emancipadora para hacer propaganda e invitar a sus amistades, personas influyentes y pueblo en general, para que se dirigieran a las cercanías y manifestaran apoyo a la propuesta.

Comenzando la sesión del cabildo con presencia de Vicente Emparan, el alcalde José de las Llamozas expuso el objeto, adicionando la necesidad de constituir un gobierno representativo. Sus palabras fueron apoyadas por Martin Tovar, el cual añadió que el pueblo no acataría al Consejo de Regencia. Ante esta proposición, Emparan replica, señalando que dicho Consejo personifica el gobierno legítimo y que debería consultar, en caso tal, con los representantes del mismo antes de tomar una decisión.

Entendiendo el escenario existente, Emparan, deseoso de ganar tiempo, suspende la sesión con la argumentación de que la solemnidad del día Jueves Santo exigía su presencia en la Catedral. Ante tal situación, Francisco Salías se interpone y tomándolo de un brazo lo conmina a regresar al cabildo; petición que fue seguida con algarabía y aplausos por los asistentes. Emparan, regresa y escucha las intervenciones de Juan German Roscio, José Sosa, José Félix Ribas y el canónigo José Cortes Madariaga.

Después de estas intervenciones y discusiones posteriores, Madariaga solicita la renuncia de Emparan. Este apela al pueblo presente en la plaza mayor y dirigiéndose desde el balcón del cabildo, les pregunta que si deseaban que él continuase mandando; ante la negativa que prevaleció en la muchedumbre, Emparan exclamo:

“! Pues yo tampoco quiero mando !”.

Allí quedo formada la que oficialmente recibió el nombre de Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII. En esta junta no existía una unanimidad en torno a sus pareceres y objetivos, pero se fortalecía a lo interno un movimiento que estaba dispuesto a llevar estos acontecimientos hasta las últimas consecuencias emancipadoras.

El 19 de abril de 1810, fue la afirmación de una larga lucha, antes y después, que logra su máxima expresión en el Acta de Independencia del 05 de julio de 1.811.

A 209 años de esta gesta, Venezuela se encuentra nuevamente en el foco de la atención mundial, siempre batallando en contra de los centros imperiales que buscan doblar la rodilla a los países con la intención de someterlos a sus designios.

En los últimos 20 años, la Patria de Bolívar ha sido sometida a una guerra no convencional con sus distintas dimensiones a saber, mediática, psicológica, política, económica e internacional. Esta agresión ha estado orientado a derrocar la revolución bolivariana con la finalidad de adueñase de los recursos naturales que se encuentran en el subsuelo.

Ayer fue el imperio español, hoy, es el imperio estadounidense, quien no nos perdona las políticas soberanas implementadas,-por el comandante Chávez y que el presidente Nicolás Maduro le ha dado continuidad-, de protección y aprovechamiento del petróleo, oro, diamante, coltan, entre otros minerales, para el desarrollo integral de la nación.

Desde el inicio del proceso revolucionario, el imperio estadounidense tras bastidores ha llevado a cabo una política hostil; ahora esta potencia militar, se pone por primera vez al frente de la agresión utilizando a varios países vecinos de su política neocolonial, quienes lamentablemente olvidaron el pasado de lucha que nos unió en contra del imperio español.

Recordemos a Bolívar que nos advertía de las intenciones estadounidenses “Los Estados Unidos (EEUU) parecen destinados por la providencia divina para llenar de hambre y miseria a la América, actuando en nombre de la Libertad”

Ante la imposibilidad de lograr el poder político a través de sus lacayos internos mediante los procesos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), el gobierno de EEUU acentúa el ataqué a la economía nacional, impulsando un bloqueo comercial y financiero que limite el acceso a los alimentos, medicamentos, recursos, bienes intermedios y finales, en el mercado internacional.

Sus falsos argumentos, después de haber intentado posesionar durante largo tiempo al gobierno como cabeza de un estado forajido, se basa en primer término, es la ilegitimidad de la presidencia de Nicolás Maduro, quien fue electo el pasado 20 de mayo en elecciones libres y transparentes, llevada adelante por el mismo Consejo Nacional Electoral (CNE) que desarrollo las elecciones parlamentarias del año 2015 que gano la oposición y; en segundo lugar, la denominada “ayuda humanitaria¨.

El concepto de la ayuda humanitaria ha sido una estrategia para apoderarse de las riquezas naturales o salir de gobiernos no dóciles a sus intereses, tal como lo demuestra, lo sucedido por ejemplo en Irak, Libia, Nicaragua y Yugoslavia. Estas operaciones “caritativas” se convirtieron en el preámbulo a una intervención militar directa e indirecta.

En el caso venezolano, la libre autodeterminación en los asuntos nacionales para diseñar políticas como la energética, provocó la cólera de las transnacionales petroleras que son las que realmente deciden la política interna y externa en EEUU, conjuntamente con los grupos del sector financiero, de la industria militar y comunicacional.

El haberle impedido a estas transnacionales el acceso a la principal reserva de petróleo del mundo con un pago de una regalía del 1 %, un impuesto que no superaba el 35 %, y la extracción importante de petróleo bajo la figura de bitumen que les reportaba una ganancia excesiva, fue el verdadero detonante para el diseño constante de diferentes acciones efectuadas por Bush, Obama y Trump, para deponer al gobierno bolivariano.

No podía ser más descarada e hipócrita, esta supuesta “ayuda humanitaria” promocionada por quienes han ejecutado un aislamiento financiero, comercial, económico, estrangulado el aparato productivo y aparte, pretenden robarnos la Citgo, entre otras.

El alboroto por esté fingido apoyo, no es más que una excusa para montar una función publicitaria que conciba noticias para sensibilizar la opinión de países y organismos internacionales; lo cual facilitaría poner en funcionamiento la fase militar. Para confirmar tal aseveración, ¿Cómo se puede entender?, que nos retienen 20.000 millones de dólares y prometen enviar sin destino aun, alimentos y medicinas por 20 millones de dólares.

Después de todo este ataque, el gobierno estadounidense quiere presentarse como una especie de salvador, insistiendo con una operación humanitaria que serviría realmente como punta de lanza para una invasión foránea, tal como quedó demostrado en el show que montaron en la frontera con Colombia, donde los camiones transportaban instrumentos para organizar guarimbas.

Si realmente Donal Trump quisiera ayudar al pueblo venezolano lo que tiene que hacer simplemente es derogar las sanciones impuestas y permitir que los países tengan una relación comercial fluida, -sin amenazas, ni presiones-, con el gobierno nacional.

Por si lo expuesto, no fuese suficiente, pretendieron destruir con la tecnología más sofisticadas el corazón de la generación hidroeléctrica del país, el Gurí, con la intención de dejar sin energía eléctrica a la población; con las consecuencias negativas que provoca dicha situación sobre el resto de los servicios públicos y la actividad productiva.

Gracias al esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras de Corpoelec en unidad con las Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y la sabiduría del pueblo, se ha ido estabilizando el servicio y evitando males mayores, así como, una conflictividad interna.

En esta agresión sistemática al pueblo venezolano, se hace necesario considerar la aptitud y posición entreguista de un sector de la oposición interna, que se han subyugado a las instrucciones emitida por el gobierno de EEUU, las cuales tienen por objetivo, generar un caos nacional que propicié un estado de incertidumbre, desesperanza, angustia y neurosis colectiva; producto de la escasez, especulación, afectación de los servicios públicos e inflación inducida que impulsan.

No los indico el Comandante Chávez, “Hacer una revolución no es nada sencillo, ni será fácil”, más aun cuando se requiere trascender las estructuras del estatus vigente, donde se presenta el dilema Grasciano, “Lo nuevo que no terminar de nacer y lo viejo que no terminar de morir”. La embestida del imperio será constante, combatir ese acecho y construir el modo de producción alterno, que nos permita ser más efectivo y eficiente en la combinación de las fuerzas productivas para elaborar los bienes y servicios que demanda la sociedad en cuantía y calidad; así como, seguir fortaleciendo la atención integral de los venezolanos y venezolanas, es la tarea a desarrollar en los próximos años en un todo de acuerdo a lo previsto en el Plan de La Patria 2019-2025.

Sirva esta fecha para enaltecer el espíritu Unitario y Libertario que ha caracterizado a la Patria, con conducta digna ante las injusticias y atropellos, por muy poderosos que puedan ser los pendencieros.

La posición soberana asumida por el Pueblo Venezolano ha propiciado un reacomodo de la geopolítica internacional, entre quienes defienden la postura neocolonial y servil promocionada por los EEUU y aquellos que apostamos a un mundo multipolar, donde la cooperación, complementación y solidaridad sean los elementos centrales que deben existir entre los países.

Reiteramos el llamado a la paz nacional, la cual podemos garantizarla con la conducción y liderazgo del Presidente Nicolás Maduro, a la par de una FANB patriota y cohesionada, conjuntamente con un pueblo en movilización consciente y permanente.

Queremos finalizar estas palabras recordando al Che Guevara en momentos cruciales que vivía la revolución cubana; momentos, donde se hace necesario fortalecer el espíritu de combate para seguir avanzando. “Sepan los nacidos y los que están por nacer, nacimos para vencer y no para ser vencidos”

¡Que viva la Revolución Bolivariana!
¡Que Viva La Patria!
¡Hasta La Victoria Siempre!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.