Ramón Lobo

Artículos

21.feb.2019 / 08:15 pm / Haga un comentario

Desde el inicio de la Revolución Bolivariana, el gobierno estadunidense tras bastidores ha llevado a cabo una política hostil con la finalidad de destruir el proceso iniciado por el comandante Hugo Chávez. Hoy, ante la imposibilidad de lograr su cometido, a través de sus lacayos internos, la Casa Blanca decide asumir directamente las acciones de arremetida y llaman abiertamente al derrocamiento del Gobierno legítimo del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Sus falsos argumentos en la actualidad, después de haber intentado posicionar durante largo tiempo al gobierno revolucionario como cabeza de un Estado forajido se basa, en primer término, en la supuesta ilegitimidad de la presidencia de Nicolás Maduro, quien fue electo el pasado 20 de mayo en elecciones libres y transparentes, llevadas adelante por el mismo CNE que desarrolló las elecciones parlamentarias del 2015 (en las cuales la oposición obtuvo mayoría) y; en segundo lugar, la denominada “ayuda humanitaria¨.

En relación a esta falacia de la “ayuda humanitaria” queremos hacer algunas consideraciones que ponen en evidencia la verdadera intención de este tipo de operación que realiza el gobierno de EEUU.
Las ayudas humanitarias promovidas por los gobiernos imperiales han sido una estrategia para apoderarse de las riquezas naturales o salir de gobiernos no dóciles a sus intereses, tal como lo demuestra, lo sucedido por ejemplo en Irak, Libia, Nicaragua, Yugoslavia. Estas operaciones humanitarias se convirtieron en el preámbulo a una intervención militar directa e indirecta.

En el caso venezolano, la libre autodeterminación en los asuntos nacionales y básicamente la política soberana petrolera implementada por el comandante Hugo Chávez y seguida por el presidente Nicolás Maduro, provocó la rabia de las transnacionales petroleras que son las que realmente deciden la política interna y externa en EEUU, conjuntamente con los grupos del sector financiero, de la industria militar y comunicacional.

El haberle quitado a estas transnacionales el acceso a la principal reserva de petróleo del mundo, con un pago de una regalía del 1 %, un impuesto que no superaba el 35 %, y la extracción importante de petróleo bajo la figura de bitumen que les reportaba una ganancia excesiva, fue el verdadero detonante para el diseño constante de distintas acciones efectuadas por las administraciones de Bush, Obama y Trump, para deponer al gobierno revolucionario.

En la actualidad se inventan la denominada “ayuda humanitaria”, luego del decreto de Obama que nos declara como amenaza inusual y la consumación de las sanciones inmorales impuestas por Donald Trump, donde hace visible el bloque financiero y comercial que venían desarrollando solapadamente desde la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia en el año 2013.
No podía ser más descarada e hipócrita esta supuesta “ayuda humanitaria”, promocionada por quienes han ejecutado un aislamiento financiero, bloqueado las cuentas públicas nacionales en el extranjero, limitado la venta de alimentos y medicinas, estrangulado el aparato productivo y pretenden robarnos la Citgo, entre otras.

Después de todo este ataque, el gobierno imperial quiere presentarse como una especie de salvador, con su operación humanitaria que serviría realmente como punta de lanza para una invasión militar foránea acompañada, lamentablemente, de la promoción de conflictos internos que pudiesen llevar a una violencia generalizada. Su objetivo real no es ayudar, sino apropiarse del petróleo y de la riqueza mineral que está en el subsuelo.

Si realmente Donal Trump quisiera ayudar al pueblo venezolano lo que tiene que hacer simplemente es derogar las sanciones impuestas y permitir que los países tengan una relación comercial fluida, sin amenazas, ni presiones, con el Gobierno Nacional.
En esta agresión sistemática contra el pueblo venezolano, un aparte merece considerar, la actitud y posición entreguista de un sector de la oposición interna, que se ha subyugado a las instrucciones emitidas por el gobierno de EEUU.
La alharaca de la “ayuda humanitaria”, no es más que una excusa para montar un show publicitario que genere noticia para sensibilizar la opinión internacional y de estar manera poner en funcionamiento la fase militar. Para confirmar tal aseveración, cómo se puede entender que nos retienen 20 mil millones de dólares y enviarán “ayuda humanitaria”, según ellos, por 20 millones de dólares.

Ante tales hechos, reiteramos el llamado a la paz nacional, la cual podemos garantizarla con la conducción y liderazgo del Presidente Nicolás Maduro, a la par de una FANB patriota y cohesionada, conjuntamente con un pueblo en movilización consciente y permanente.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.