Ramón Lobo

Artículos

16.mar.2016 / 07:07 am / Haga un comentario

Andrés Barrios Pantoja.-  La derecha venezolana no desiste de sus pretensiones de salir de la Revolución Bolivariana y  se niega a  dejar de invocar un golpe de Estado para dar con su cometido.

Ya en el año 2002 hicieron el intento de implantar su gobierno,  de hecho lo logran mediante el Golpe del 11 de Abril, pero sólo por poco más de un día, cuando el pueblo junto a la Fuerza Armada restituyeron el hilo constitucional del país.

Luego durante el año 2014 volvieron a intentar dar fin con el Gobierno Bolivariano mediante el plan La Salida, esta vez no lo lograron, pero sí causaron la muerte de 43 compatriotas y dejaron heridos a más de 800 .

No obstante, la contrarrevolución aún persiste en su empresa “de cambio de régimen”, pues el presidente de la nueva Asamblea Nacional (AN) Henry Ramos Allup manifestó durante una reunión en el comando de campaña del partido Alianza Bravo Pueblo (ABP) que “hemos llegado a la conclusión de que ese Gobierno no merece estar en el poder y la única forma de que se recupere el país que todos deseamos es desalojándolo”.

Justamente esto es lo que se plantea la nueva Asamblea Nacional; se valen de su posición eventual  en uno de los poderes del Estado, para impulsar leyes inconstitucionales como lo es el Proyecto de “Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional” con la que pretenden perdonar una serie de  crímenes con el único requisito de que estos se cometan con la intención de querer tumbar al gobierno.

El proyecto de Ley  expresa que otorgará la amnistía a “los hechos delictivos especificados en el artículo 4, cometidos o que pudieran haberse cometido como parte de actuaciones que respondieran a una motivación política, en el marco de manifestaciones o protestas; de la difusión de opiniones o informaciones; o de la realización o promoción de acciones, proclamas o pronunciamientos públicos que pudieran atentar contra el orden general establecido”.

Justamente este artículo tipifica una serie de delitos que encajan perfectamente en un golpe de Estado como lo son:  Instigación a la desobediencia de las leyes, al odio y apología del delito, lesiones, violencia o resistencia a la autoridad; Causar pánico en la colectividad o mantenerla en zozobra mediante la difusión de informaciones falsas; Obstaculización de la vía pública con el objeto de preparar el peligro de un siniestro y demás delitos; Daños a los sistemas de transporte, servicios públicos, informáticos o de comunicación; Asociación para delinquir, importación, fabricación, porte, detentación, suministro u ocultamiento de artefactos explosivos o incendiarios; Traición a la patria y otros delitos contra ella,  Rebelión tanto civil como militar, entre otros.

“Que estos delitos queden impunes con el único requisito de que se cometan con la intención de tumbar al gobierno es una barbaridad jurídica que no tiene ningún sustento ni político ni legal, es inaplicable”, opinó Héctor Rodríguez, jefe del Bloque de la Patria durante una entrevista otorgada al periódico Cuatro-F.

Para el diputado  este  proyecto de ley es una aberración tanto  jurídica como política, de hecho este proyecto normativo de por sí representa un golpe de Estado porque es contrario a todo el Estado de Derecho venezolano, a la Constitución, a los tratados internacionales y a la paz del país.
Rodríguez: La ley de impunidad estimula la ejecución de los delitos allí tipificados

Rodríguez explicó que la ley de impunidad  estimula la ejecución de los delitos allí tipificados, teniendo en cuenta el periodo de validez de la norma,  esta plantea que queden impunes esos delitos cometidos  desde el primero de enero del año 1999 hasta el futuro, “hasta que algún día la ley entre en vigencia”.

Por otra parte, que esta ley entre en vigencia quiere decir que inmediatamente deja de estar en vigencia la Constitución, los tratados internacionales y el Estado de derecho.

Para Rodríguez esto es una barbaridad que indiscutiblemente busca la confrontación social. “A pesar  de que el título es muy bonito: la reconciliación nacional, cuando tú escuchas su discurso lo que menos quieren es la reconciliación, lo que tienen es una sed de venganza, una sed de conflictividad”.

La derecha se vale de este tipo de aberraciones jurídicas porque están  desesperados por tumbar el poder político, y además se están intentando aprovechar de las dificultades económicas que atraviesa el país para tratar de tumbar al gobierno legítimo.

Rodríguez recordó que la derecha llegó al parlamento mediante la promesa de culminar, pero desde que llegaron a la AN no han hecho nada útil por la nación.

“El pueblo esperaba que la oposición pusiera de un lado sus aspiraciones personales, su ego,  y se colocara a la orden del país para superar la emergencia que enfrenta la nación”, opinó el diputado.

Concluyó afirmando que es natural que existan diferencias entre la Revolución Bolivariana y la derecha, “es parte de la democracia, ni ellos ni nosotros nos vamos a poner de acuerdo en el modelo político”, además explicó que lo único en que ambos modelos deben ponerse de acuerdo es en cómo administrarán sus diferencias y destacó que esto debe ser mediante la vía democrática y constitucional, cosa que la oposición no acepta y por lo cual impulsa una propuesta de Ley del perdón criminal, de impulso a un golpe de Estado.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.