Ramón Lobo

Noticias

ym_06701428724717

Caracas, 11 Abr. AVN.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, llamó a las naciones de América a construir relaciones de respeto, de cooperación y complementación, que promuevan la felicidad y autodeterminación de los pueblos, así como una democracia verdadera.

“Asumamos el reto de construir relaciones de respeto para que podamos decir que somos un hemisferio de paz”, expresó este sábado durante su intervención en la VII Cumbre de las Américas, que se desarrolla en Panamá .

El jefe de Estado venezolano destacó los esfuerzos de los gobiernos de América Latina para lograr una época de cambios que garanticen el bienestar de los pueblos.

“América Latina entró en una nueva época, no es una época de cambio sino un cambio de época”, afirmó.

Indicó que esta era de respeto, soberanía e inclusión que sirve de marco a la VII Cumbre de las Américas, contrasta con el escenario colonialista de hace 20 años.

Recordó que el tiempo comprendido entre 1994 y 2005 constituyó una época perdida caracterizada por aplicación de políticas neoliberales en la mayor parte de las naciones del continente que ocasionaron pobreza y estancamiento económico.

“Fue en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata (Argentina) de 2005, donde se enterró el intento de neocolonizar económicamente a nuestros países, y debemos ver cuanto hemos avanzado entre 2005 y el 2015 hasta llegar a esta Cumbre de Panamá”, señaló.

Asimismo, destacó que el fortalecimiento de la unión y cooperación entre los países de América Latina ha permitido el nacimiento y desarrollo de mecanismos la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Gracias a Luiz Inácio Lula da Silva, a Néstor Kirschner, Hugo Chávez y Tabaré Vásquez por primera vez en 500 años tenemos un bloque suramericano consolidado”, dijo.

El jefe de Estado venezolano coincidió con su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, quien consideró ante la plenaria de la cumbre que la Celac se consolide como el foro para las discusiones latinoamericanas y caribeñas, mientras que la Oraganización de Estados Americanos (OEA) sea la corte a través de la cual la Celac y América del Norte negocien sus coincidencias y conflictos.

Respeto a la autodeterminación

Durante su alocución, el presidente Maduro exigió al Gobierno de Estados Unidos cesar su política de injerencia y, por consiguiente, respetar los principios de justicia, de derecho internacional y de libre determinación de los pueblos, establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

De este modo, el mandatario venezolano demandó a su par estadounidense, Barack Obama, seguir cuatro líneas dirigidas a restablecer las relaciones entre ambas naciones.

En primer lugar, reconocer la independencia y soberanía de Venezuela y la Revolución Bolivariana y socialista; en segundo, derogar la Orden Ejecutiva firmada por Obama el pasado 09 de marzo y en la que se señala a Venezuela como “una amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad del país del norte y con lo que pretende socavar la independencia, soberanía y autodeterminación de la nación bolivariana.

Maduro planteó que dicha derogación debe hacerse por la vía diplomática, para poder eliminar la amenaza que se cierne contra Venezuela y su pueblo.

El tercer punto -indicó Maduro- tiene que ver con la necesidad de que el Gobierno norteamericano desmonte la maquinaria de guerra psicológica, política, económica y militar activada, con el apoyo de agentes internos, en Venezuela, y cuyo fin es acabar con el proyecto revolucionario venezolano y con los logros sociales alcanzados en los últimos 16 años.

Al respecto,  reiteró su denuncia sobre la guerra que se ha puesto en marcha desde la Embajada de Estados Unidos en Venezuela.

“Estados Unidos tiene que desmontar la maquinaria de guerra en que se ha convertido la embajada de Estados Unidos en nuestro país”, aseveró.

En cuarto lugar, el mandatario exigió que se tomen las medidas legales para detener el plan conspirativo contra Venezuela que se orquestó desde Miami y Nueva York para ser ejecutado por extrema derecha venezolana, y que fue desmontado oportunamente por el Ejecutivo a principios de este año.

Rememoró que este plan contemplaba su asesinato y ataques en actos públicos en los que participaba el pueblo venezolano, fue dictado vía Skype por Carlos Osuna, uno de los financistas de la intentona golpista, quien vive en Nueva York.

“¿Es legal que alguien dicte el decreto y que no pase nada? (…) Venezuela está bajo una agresión, bajo una amenaza, que debe ser desmontada”, condenó.

Caminos diplomáticos para derogar el decreto imperialista

Durante su alocución, el líder socialista instó al presidente Obama, quien ya había abandonado el auditorio, a buscar los caminos políticos, diplomáticos y jurídicos para derogar el decreto ejecutivo en contra de Venezuela.

“(Es) un decreto irracional, desproporcionado. Hay que buscar los caminos políticos, diplomáticos y jurídicos para despejar este decreto amenazante. Venezuela, nuestros hijos, nuestro nietos, no estarán tranquilos hasta que EEUU no derogue ese decreto”, señaló.

El presidente Maduro destacó que su voz representa a los 30 millones de venezolanos, y específicamente, de los 11 millones de patriotas que firmaron para exigir la derogatoria de este decreto.

“He traído más de 11 millones de firmas que serán entregadas por la vía diplomática. Venimos 30 millones de venezolanos a decirle que derogue el decreto que amenaza a Venezuela. Así lo pide la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)”, agregó.

Diálogo pacífico

Como una muestra de la voluntad democrática del Gobierno Bolivariano,el jefe de Estado venezolano reafirmó su llamado al diálogo pacífico al presidente norteamericano.

“Le extiendo la mano al presidente Obama para que hablemos y resolvamos los asuntos que tengamos que resolver entre los Estados Unidos de Norteamérica y Venezuela, en paz y sin intervención en los asuntos internos de nadie”

“Queremos paz y queremos conversar con los Estados Unidos para construir una relación civilizada que nos permita avanzar (…). Nadie debe intervenir en los asuntos de otros”, expresó.

El Presidente venezolano también instó a Obama a no seguir el ejemplo del exmandatario George W. Bush, quien pasó a la historia como un mandatario que promovió el colonialismo e intervencionismo y apoyó los golpes de Estado en contra del presidente Hugo Chávez.

“Que no sea su legado la agresión contra Venezuela, el decreto, el silencio y la prepotencia”, señaló.

En su discurso el presidente Maduro se refirió a la historia de Venezuela como una fuerza viva, que llena de orgullo a un pueblo que está y comprometido a mantenerla vigente.

Recordó que precisamente esa historia, cimentada en la gesta independentista que emprendió el Libertador Simón Bolívar, para alcanzar la autodeterminación y soberanía de los pueblos de nuestra América, es la que guía actualmente la República Bolivariana de Venezuela.

“Para nosotros la historia no son testimonios pasados, ocultos o muertos; para nosotros la historia es una fuerza viva. Y hablamos de la historia porque estamos orgullosos de nuestra historia, de la que construyeron los libertadores y que estamos construyendo hoy. No tenemos una historia oscura de la cual arrepentirnos porque nunca hemos bombardeado ni asesinado a pueblos hermanos, en ningún lugar del mundo”, expresó ante la plenaria de la cumbre.

AVN 11/04/2015 16:04
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.