Ramón Lobo

Artículos

4.mar.2015 / 11:12 pm / Haga un comentario

Hace dos años trascendió a la inmortalidad el Comandante Chávez, el Hombre que devolvió al Pueblo Venezolano la alegría de vivir, le recuperó su dignidad y respecto a la soberanía e impulso con su ejemplo y tenacidad a otros líderes latinoamericanos, para impulsar un proceso libertario en sus respectivos países; enarbolando la idea de otro mundo posible, sin ataduras hegemónicas al imperio.

Basto un minuto con nueve segundos de la mañana del 04 de febrero del año 1992 para que conociéramos al Hombre que asumió la responsabilidad de la insurrección militar; esta aptitud apertura el proceso reciproco de enamoramiento con el colectivo nacional.

Cuatro elementos podemos destacar para explicar el nivel de popularidad, aceptación y sostenibilidad en el poder:

  1. Devolvernos la autoestima y orgullo de ser venezolanos
  2. Trabajar incesantemente y visibilizar las clases populares, convirtiéndose en su protector y organizándolos para la gestión popular y comunal
  3. Facilidad de comunicación con un verbo y labor que reivindicó la condición humana
  4. No sometimiento a elites y con una política internacional acertada, que rompió con la visión unipolar existente para el momento de su llegada

El Arañero de Sabaneta, como se le conoció en su infancia, mantuvo lealtad a los principios que profesaba y una coherencia sistemática entre las diversas propuestas que planteaba. Su valentía y capacidad decisoria, se combinaba con la paciencia y oportunidad del momento adecuado. Toda actuación estuvo enmarcada en la implementación y desarrollo de políticas en favor de las grandes mayorías para alcanzar como el siempre nos decía, parafraseando al Libertador, “La mayor suma de felicidad posible”

El Comandante se paseo por distintos ámbitos y dimensiones del quehacer humano, desde el niño travieso, pasando por el joven emprendedor, al cadete soñador para convertirse en el líder transformador de los sueños, esperanzas y realidades para una  Venezuela más justa y humana.

Hugo Rafael Chávez Frías nace el 28/07/1954 en un pequeño pueblo del llano venezolano- Sabaneta de Barinas- siendo el segundo de los seis hermanos del humilde hogar formado por Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, ambos maestros de educación primaria, quienes le confiaron su crianza a su abuela paterna, Rosa Inés Chávez.  Su primer Hermano es Adán Coromoto Chávez Frías.

Desde joven se aficionó y práctico el béisbol.  Fue monaguillo y tenía inclinaciones por la pintura, la música, la escritura, la poesía y el teatro.

Cursó el bachillerato en el Liceo Daniel Florentino O’Leary de la ciudad de Barinas, donde obtuvo el título de Bachiller en Ciencias en julio 1971.  Al mes siguiente ingresó a la Academia Militar del Ejército, donde se graduó y recibió el título de licenciado en Ciencias y Artes Militares, en la especialidad de Ingeniería, mención Terrestre, egresando con el grado de Subteniente, el 5 de julio de 1975.

Se destacó por obtener las más altas calificaciones en los diversos cursos que realizó en el seno de la Fuerza Armada.  Fue profesor de estudios superiores.  Continuó su carrera castrense hasta ascender al grado de Teniente Coronel en 1990.  Realiza el Curso de Comando y Estado Mayor en la Escuela Superior del Ejército en los años 1991 y 1992.

En la Fuerza Armada Nacional de entonces ocupó siete (7) cargos de Comandante, siendo el último en el Batallón de Paracaidistas Coronel Antonio Nicolás Briceño, Cuartel Páez, Maracay, estado Aragua, desde 1991 hasta el 4 de febrero de 1992.

En 1982 fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200), en alusión a los 200 años del natalicio de Simón Bolívar, que se cumpliría un año más tarde.  El 17 de diciembre del año mencionado, con el aniversario de la muerte de Simón Bolívar, juró bajo el Samán de Güere, reformar el Ejército e iniciar una lucha para construir una nueva República.

Este movimiento estaba formado por oficiales de rango medio cuya ideología era bolivariana, con  ideas de Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, el Árbol de las Tres Raíces.  Mantiene contactos con personas de la izquierda venezolana, a través de su hermano Adán Coromoto.

En 1989 observó con indignación la represión contra manifestantes civiles en el Caracazo, que arrojó un número superior a los 3.000 muertos y desaparecidos.

En 1991, escribió el Proyecto de gobierno y el Anteproyecto Nacional “Simón Bolívar”.  A finales del año fijan la fecha para la sublevación en los primeros días de febrero.

El 4 de febrero de 1992, comenzó la sublevación con comandos operando simultáneamente en Maracaibo, Caracas, Valencia y Maracay.

En Caracas, Chávez establece su centro de operaciones en la sede del Museo Histórico Militar, ubicado en La Planicie, en las inmediaciones del Palacio de Miraflores, mientras que sus fuerzas toman Venezolana de Televisión.  Otro grupo se enfrenta a la Guardia Nacional  en La Casona, mientras que otros intentaron tomar el Palacio de Miraflores.

Chávez decidió rendirse -para evitar un derramamiento de sangre- y pide hacerlo por televisión.  En horas del mediodía Chávez se presentó ante las cámaras de televisión acotando:

“…lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados…Asumo la responsabilidad de este movimiento militar bolivariano…El país tiene que enrumbarse hacia un destino mejor”.

Los combatientes en Valencia y Maracay atienden el llamado, mientras tanto Chávez es prisionero en el Cuartel San Carlos al norte de Caracas. A los pocos días, el gobierno decide trasladarlo a una cárcel ubicada en San Francisco de Yare, estado Miranda.

Chávez y los principales líderes de la intentona, pasaron 2 años en la prisión de San Francisco de Yare esperando juicio. Allí co-escribió “Cómo salir del laberinto”, mientras su popularidad aumentaba.  Fue liberado el 27 de marzo de 1994 tras el sobreseimiento que le otorgó Caldera, como parte de un acuerdo político con sectores de izquierda, como el MAS y el PCV, para lograr apoyo a su candidatura que nació precisamente de la insurrección militar

Llega a la Presidencia de la Republica acompañado de un Pueblo y el Gran Polo Patriótico el 06 de diciembre de 1998, para inmediatamente desarrollar en el año 1999 el proceso constituyente, principal propuesta electoral, que elabora la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela que es aprobada en referéndum el 15 de diciembre de ese año. El 30 de julio del 2000 triunfa nuevamente en la mega elección, el 15 de agosto del 2004 sale victorioso del referéndum aprobatorio, para ser electo por tercera ocasión en diciembre del 2006. El 07 de diciembre del 2012 supera por 1.5000.000 votos a un genuino representante de la burguesía nacional. ¡Fueron Victorias tras victorias!

A dos años de la ausencia física, recordamos su pasión desbordada por los más humildes, su empeño por visibilizarlos, su sensatez, objetividad, solidaridad, humildad y comprensión de cada momento que vivía la República. Sin convertirse en un altanero, ni atropellador, nos demostró su fuerza y temple para enfrentar las adversidades y embestidas del imperio y sus lacayos.

Siempre tuvo bien definido quienes eran los enemigos del pueblo, “El capitalismo y sus diversas formas de expresión”, partiendo de esa claridad, mantuvo una acción continua y coherente  para organizar y unificar las distintas fuerzas políticas y sociales que empujaban el proceso de cambio.

En sus discursos, intervenciones públicas y accionar en la calle pudimos conocer y aprender de sus enseñanzas, orientaciones, instrucciones, consejos y decisiones que pasan a forman parte del legado.

Permítame ustedes traer referencia de extractos que conciben lo planteado:

  • “Bolívar no es solo un hombre, es mucho más, es un concepto, es más que una idea, es un conjunto de ideas, donde se une la política con la sociedad, con la justicia, tanto en el ámbito nacional como en el ámbito regional suramericano, en el Caribe y también en el ámbito mundial
  • “Un gobierno democrático tiene su primer compromiso con el pueblo que lo eligió y, en primer lugar, con los más necesitados de ese pueblo: los pobres, los más pobres, las clases medias”.
  • “El poder para nosotros es sólo un instrumento para hacer justicia y, además, un instrumento para redistribuirlo y cada día transferirle mayores cuotas de poder político, económico, al pueblo, a la mayoría, a la nación”
  • “El poder popular es fundamental para la construcción del socialismo”.
  • “El socialismo tiene un fin fundamental: satisfacer las necesidades del ser humano, del pueblo, de la colectividad”
  • “La revolución no será tal, jamás, sin ese impulso vital del pueblo consciente de su pasado y con una voluntad en su presente y dispuesto a todo, por hacer realidad su sueño, su voluntad”.
  • “El amor por la patria, si es verdadero, a uno lo lleva, incluso si es necesario, a dar la vida misma por ella, porque la vida nuestra es transitoria; la de la patria debe ser eterna y tiene que ser una patria grande, hermosa, libre, desarrollada”
  • “La juventud tiene que inventar, tiene que jugar un papel en la Revolución, su papel para inventar el socialismo del siglo XXI”.
  • “Nosotros, los patriotas, tenemos un proyecto, portamos una bandera… Ellos, los colonialistas, no tienen juramento, no tienen proyecto, no tienen bandera. O mejor dicho, como lo hemos visto en diversas actividades de los pitiyanquis, su bandera, al revés, volteada, de siete estrellas y no de ocho como fue el mandato de nuestro Bolívar en Angostura, lo dice todo: Representan lo contrario a la patria, son la contrabandera, son la contravenezuela, son lo contrabolívar. Son la negación. Son la no-patria
  • “Hay una sola Fuerza Armada Bolivariana. Una sola Fuerza Armada cada vez más unida, en perfecta unidad, como corresponde a una institución revolucionaria”.
  • “Tenemos que andar así los hombres de armas y el pueblo venezolano: Una sola corriente, una sola vida, una sola raíz, un solo empeño, un solo camino”
  • “La soberanía tiene que ver con los derechos del pueblo y con sus deberes, con los derechos de la nación y con sus deberes”.
  • “La soberanía ni siquiera se discute, mucho menos se negocia”.
  • “¡Vengan a nosotros las dificultades, que venceremos todas las dificultades, las naturales y las impuestas!”.
  • “Nunca olvidemos que debemos cerrarle el paso a la contrarrevolución y a su amo, el imperio yanqui”.
  • “Mientras más contraataque el imperio, más fuerte será el contraataque de los pueblos, el contraataque de la revolución”.
  • “No hay negociación con la oligarquía, porque la patria no se negocia, porque la dignidad no se negocia, porque los principios no se negocian”
  • “La mejor manera de evitar la guerra es prepararnos para ella, con toda la fuerza que podamos para advertirle al enemigo que le costaría muy caro violar la soberanía y la libertad de esta tierra”.
  • “Lo que nos espera es batalla, batalla, batalla y más batalla; pero también victoria, victoria, victoria y más victoria, porque ese es nuestro camino: ¡Batallas y Victorias!”
  • “La patria es de todos y será para todos”.
  • “Que haya paz, que quien infrinja la ley sea castigado, que la impunidad no campee generando más innecesaria violencia”.
  • “¡Nos importa la felicidad, la paz de todos los venezolanos y de todas las venezolanas! Esa es nuestra responsabilidad suprema”.
  • “En este tema de la unidad, del sentido de patria, de la conciencia colectiva, los revolucionarios hablamos con la verdad y no somos como otros factores de la sociedad, cultivadores de hipocresía. Pongamos por delante nuestra esencia revolucionaria”.

En la actualidad, el imperio con sus lacayos atacan inclementemente y le han declarado la guerra al Pueblo distorsionando y afectando la economía, aplicando la técnica del golpe suave, con el apoyo de transnacionales de la información, deformando la realidad para confundir y favorecer sus intereses económicos y políticos. Complementariamente, arremeten con un plan de desestabilización psicoemocional, para inducir al descontento, calentar calles y acumular angustias que desfiguren el pensamiento racional a fin de  generar una ruptura violenta del orden constitucional.

Intentan truncar el proceso bolivariano, para luego ampliar su radio de acción hacia nuestra Latinoamérica, partiendo del resultado positivo que hemos construido en los procesos de integración, impulsados por el Comandante Chávez: Petrocaribe, Alba-TCP, Unasur y Celac.

Ante las circunstancias expuestas, rindamos tributo, en este segundo aniversario de la siembra del Comandante, cerrando filas todas y todos los revolucionarios y revolucionarias con el Presidente Maduro, apoyándolo y siguiendo sus instrucciones para fortalecer  la Unidad y Conciencia Revolucionaria que nos permita cumplir con el Plan de La Patria y consolidar el Socialismo.

Para concluir traemos a colación las palabras de su hermano Adán en el cuartel de la montaña en relación al encuentro sostenido con Hugo donde intercambian El Morral Invisible

“Los dos hermanos mayores acostumbraban regalarse libros en los días de navidad, en 1981 Hugo obsequia a Adán la novela País Portátil, del escritor y poeta venezolano Adriano González León, y le escribe una dedicatoria:

“Adán, llevamos a la espalda un morral invisible…  Dentro de este morral llevamos nuestro país portátil. Lo bueno de nuestro morral es que no tiene dimensiones…

…Y si por desgracias uno de los dos cae en el camino para no levantarse más, es obligación del otro acercarse, con rabia, a recoger el cuerpo caído y, junto al morral -sangriento o no- echarlo a la espalda, retomar fuerzas, y seguir avanzando por el camino largo.

Al final -si es que hay final-, el morral preñado, parirá, de seguro, un país mejor: Como para demostrarlo.  Que eche raíces. Que deje de ser portátil”.

Adán le dice: “así será, Hugo”.

¡Hoy más que nunca, en pie de lucha y rodilla en tierra, con el morral de Chávez a cuestas para seguir Venciendo!

¡Unidad, Lucha; Batalla y Victoria!

¡Chávez Vive, La Lucha Sigue!

¡Hasta La Victoria Siempre!

Ramón Lobo Moreno

Palabras en Nueva Bolivia el 05 de marzo del 2015

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.